Noticias

HomeReflexionesDía del Perdón

Día del Perdón

En el libro de Levítico se prescribe el día de la expiación como conmemoración sagrada, así está escrito: “Tendrán este día por estatuto perpetuo. En el séptimo mes, a los diez días del mes, afligirán vuestras almas y no harán obra alguna, ustedes ni el extranjero entre ustedes. En este día se hará expiación de todos sus pecados delante de D-s. Ese día de reposo, es para ustedes y afligirán sus almas, es estatuto perpetuo. El sacerdote que fuere ungido y consagrado hará la expiación, se vestirá de lino con vestiduras sagradas. Hará la expiación por el santuario, el tabernáculo de reunión, por el altar, por los sacerdotes y por todo el pueblo de la congregación. Y será estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y así Moisés lo hizo como D-s le encomendó”.

Era el día más solemne en cuanto a que el pueblo todo se presentaba en el Templo de Jerusalén para que el sumo sacerdote sorteara entre dos machos cabríos cuál sería para el sacrificio y cuál para la expiación. El chivo expiatorio permitía que los pecados del pueblo fueran expiados, liberándolo de los pecados colectivos. El pueblo todo, como uno, se presentaba y asumía las responsabilidades colectivas. Las individualidades debían y deben ser asumidas cotidianamente por cada individuo y eran redimidas en las ofrendas de los sacrificios diarios. Pero una vez al año, justos y pecadores, santos y olvidados se presentaban –juntos– y asumían, como pueblo, todas sus responsabilidades por acción u omisión.

Esta experiencia colectiva universal, para todos por igual, no solo los liberaba por expiación sino que los redimía como pueblo por mantener la fidelidad al pacto de ser uno. En nuestra espiritualidad cívica se hace necesario que, para que la Argentina sea una unidad, los ciudadanos adoptemos, a la manera de ritual del día de la expiación, un gesto colectivo que nos permita ligarnos –unos con los otros— en un acto de perdón, reconciliación, reparación y memoria, de manera tal que podamos vivir en paz, trabajar para avanzar sin olvidar, practicar la justicia, en lugar de la venganza y afirmar la verdad sin volver atrás.

Responsabilidad: de la expiación al perdón

Cuando los sacrificios se abolieron luego de la destrucción del segundo Templo, los rabinos, que reemplazaron en el liderazgo a los sacerdotes, establecieron la liturgia del Día del Perdón. Esa migración conceptual que transformó el Día de la Expiación en el Día del Perdón, instala una nueva dimensión en la responsabilidad colectiva del pueblo.

Etimológicamente, Iom Kipur en hebreo significa día de la expiación; sin embargo, el sentido que adquirió en los últimos dos mil años hizo que la etimología y las fuentes bíblicas fueran modificadas a la luz de la interpretación rabínica. A diferencia de la expiación, que anula la culpa cargándola sobre el objeto expiatorio, en este caso: el chivo que se liberaba en el templo, el perdón –en la interpretación rabínica— es una forma de construcción de la memoria por la cual las acciones no quedan anuladas, sino, justamente, asumidas y recordadas en la acción de perdonar.

Esta tarea espiritual del perdón se realiza cada día de nuestras vidas en el ritual de las oraciones, pero hay un día al año en el que, todos como uno, nos presentamos ante D-s y ante nosotros mismos para hacer del perdón, un antiguo y nuevo pacto. Hacemos memoria, no olvidamos el pasado, perdonamos, somos perdonados y nos perdonamos para poder continuar la vida en un nuevo año. Para que sea nuevo y bueno debemos ofrecerle, en la obra de nuestras propias manos, el bien que deseamos. Transfiramos la milenaria tradición judía a nuestra sociedad argentina.

Gmar Jatimá Tová!

En reconocimiento y bendición.
Rabino Sergio Bergman

Fragmento del libro Argentina Ciudadana. Con textos bíblicos.

8 Responses to “Día del Perdón”

By Julia - 29 septiembre 2012 Responder

Coincido con tus palabras,Sergio. Me pregunto cuándo será el día que esta Nación en la que circulamos como ciudadanos,encuentre el equilibrio entre la paz,la oración, la honestidad. Me solidarizo profundamente frente al agravio discriminatorio de Lubertino. Tendría que renunciar a su banca.Con afecto y agradecimiento!

By Marcela Anello - 24 septiembre 2012 Responder

Muchas gracias por sus palabras. Nuestra patria necesita Perdón y Paz y que como pueblo volvamos a respetarnos y aceptar que somos diferentes y juntos podemos construir un futuro justo para todos (y todas…) Roguemos a Dios para que lo entandamos y lo hagamos.
Marcela Anello

By Javier Sotomayor - 23 septiembre 2012 Responder

Mandamientos de Luna Azul (segunda luna llena en un mismo mes) 31 de agosto de 2012:
1. No conducir vehículos a alta velocidad o anestesiados con alguna sustancia (ejemplo: alcohól o cocaína).
2. Descansar los órganos con ayunos y líquidos sin alcohól.
3. Respetar a la educación y al idioma sin insultos.
4. No insultar ni insinuar agresiones con indirectas.
5. No difamar con reproches y/o venganzas producto de la prepotencia.
6. Orientar los pensamientos hacia el perdón.
7. Fomentar los sentimientos positivos y puros.
8. No destruir el orden.
9. Proteger al prójimo y a la familia.
10. Salvaguardar el amor incondicional (sin condiciones).
11. Soñar utopías y ser cautos con la imparcialidad.
12. Amar hasta al/el infinito.
13. Venerar la paz y la libertad de la verdad.

Les recuerdo los 5 puntos extras que le ofrezco a la humanidad para la ONU, pues la ONU estableció los Objetivos de Desarrollo del Milenio, también conocidos como Objetivos del Milenio, son ocho propósitos de desarrollo humano fijados en el año 2000, que los 193 países miembros de las Naciones Unidas acordaron conseguir para 2015…
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Objetivos_de_Desarrollo_del_Milenio
Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal.
Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.
Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil.
Objetivo 5: Mejorar la salud materna
Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente.
Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Pero estamos en el 2012 y aún nada… ofrezco entonces:
Obhetivo 9: Desmilitarización y desarme mundial (incluídas granadas y minas antipersonales).
Objetivo 10: Erradicar dinastías familiares.
Objetivo 11: Alcanzar la enseñanza espiritual universal (desterrar las violaciones y la violencia de género)
Objetivo 12: Rescribir la historia con la verdad.
Objetivo 13: Humanizar otros planetas a Consciencia con los 7 principios elementales: Amor, Bien, Fé, Libertad, Paz, Verdad y Vida.

By Antonia Patricia Balsa - 23 septiembre 2012 Responder

Gracias Sergio, y me sumo a la interpretación rabinica y a cada día en nuestras oraciones, en la diversidad, nos encontremos desde lo poco o mucho que cada ciudadano pueda hacer, para hacer de este un país cada día mejor.
Saludos cordiales. Antonia

By maria Luisa Yacin - 23 septiembre 2012 Responder

Muy bueno esto se tiene que hacer todos los mesesb, me apasiona su colaboracion

muchas gracias. Maria Luisa

By Debora - 23 septiembre 2012 Responder

Voy a utilizar una frase de nuestro querido Rab y que dice mas o menos asi «que podamos mirarnos, hacia dentro, para asi poder mirar a nuestro prójimo» (hijos, amigos, familia, vecinos… criaturas de D-s…Nuestro hermoso planeta lo necesita. Es mi deso y mi compromiso para este año. Jatima Tova!

By Maria Isabel Costantini - 23 septiembre 2012 Responder

Estimado Rabino :

Leer la comparacion del Antiguo Testamento con lo que nos atane como Argentinos es de gran enriquecimiento espiritual que debemos asimilar .
Si todos pudiesemos aplicar, sin fundamentalismos , la Palabra de D-S siento que el Espiritu Santo como en el principio ( Genesis ) ordenaria todo . Pero esta en nuestras manos volvernos conscientes, enfocados , atentos. En una frase de Jesus a Nicodemos : VOLVER a NACER se resume todo.
Gracias D-S por lu sabiduria y la claridad con que el Rabino Bergman nos transmite su conceptos .
Atentamente
Maria Isabel Costantini

By Mirta Sattler - 23 septiembre 2012 Responder

´Gracias Sergio como siempre por tus claras explicaciones, sobre todo para los que en mi caso desconocemos las tradiciones judías.
Creo que nuestro pueblo argentino comienza de una buena vez a «hacerse cargo» de la responsabilidad cívica que le corresponde en democracia. Esperemos que el mensaje acuse recibo y sea tomado como lo que es «la libre expresión de nuestros derechos».