Noticias

HomeReflexionesDiversidad en la sexualidad

Diversidad en la sexualidad

…Me inclino por entender que la sexualidad, aún con inspiración divina, es una práctica cultural humana, ejercida y desarrollada bajo a responsabilidad individual en el contexto sociocultural donde está inmersa.

No será posible asumir que este derecho pueda ser limitado sino inscripto en los valores de la comunidades de pertenencia y, al mismo tiempo, regulados por las leyes que las sociedades van desarrollando en la construcción del Estado de derecho donde instituyen las normativas que regulan la vida en común.

(…)En nuestra particular visión, sin renunciar a la importancia trascendente que la religión y la sociedad le asignan a la heterosexualidad como base constitutiva de la familia, no es menos importante asegurar que una sexualidad libre y responsable en términos de identidad, sea considerada una expresión espiritual que debe contar con la garantía de desplegarse en la singularidad sagrada de cada individuo. Sagrada como la unión de un hombre y una mujer para formar una familia, debe ser la libertad del individuo para definirse en una sexualidad plena, que le permita desarrollar su espiritualidad y humanidad en la dignidad de hacerse responsable de su ser, respetándose y respetando las diferencias. Para ello, la sociedad debe también asumir que sexualidad no es genitalidad sino una dimensión espiritual y cultural del ser. Una sociedad que celebra la diferencia debe, tanto en lo formal de la ley como en lo cultural, propiciar sin prejuicios la coexistencia, integrando esas libres elecciones como parte indivisible de la experiencia del ser que nos hace humanos.

(…) Nuestra propia experiencia comunitaria ha sabido desarrollar programas y proyectos para incluir esta diversidad en el libre ejercicio de la identidad sexual, a aquellos que, habiendo optado por desarrollarla de manera alternativa a la heterosexualidad, son plenos integrantes de la construcción y participación comunitaria. Quienes han optado por una práctica e identidad de su sexualidad homosexual o lésbica –entre otras alternativas–, conocen nuestra disposición a reconocerles su legítimo lugar entre nosotros, comprometiéndolos a sumarse en su diferencia, y no apartarse de la vida social, educativa y religiosa de la comunidad.

En una visión de integración de estas diferencias no sólo se desarrolla una apertura amigable y amistosa sino también una normatividad para que la misma no se transforme en reivindicación, exhibicionismo o establecimiento de comunidades, prácticas o espacios exclusivos o excluyentes para otros participantes. Si bien hay espacio de estudio, reflexión y orientación propios, estos se encuentran dentro de una cosmovisión comunitaria incluyente.

Respecto de las garantías y derechos que en tanto minorías tienen estas opciones alternativas de diversidad sexual en la sociedad deben analizarse dentro de la competencia de las políticas de Estado. Una democracia plural y plena debe asegurarlos para que todos los ciudadanos puedan apelar a la ley, y que ésta encuentre en los ámbitos legislativos un profundo debate y consideración para tomar posiciones que en las garantías constitucionales son menester consensuar.

Si la Constitución Nacional asegura la libertad de conciencia como una garantía, ¿no debería serlo el hecho de libre ejercicio de la sexualidad en cuanto a la identidad individual? Quienes somos parte de denominaciones religiosas y todos aquellos que, con firmes convicciones culturales, políticas, sociales e ideológicas, tenemos opinión formada, debemos encontrar los medios institucionales para proponerla y defenderla.

En amistad y bendición,

Rab. Sergio Bergman

Fragmento del libro Celebrar la Diferencia. Unidad en la Diversidad

17 Responses to “Diversidad en la sexualidad”

By Julia - 18 abril 2012 Responder

Con estupor y dolor frente a los ataques de un grupo de neonazis (los calificativos no alcanzan),adhiero a tus palabras.
En cuanto al tema referido a tu reflexión,recuerdo al Maestro Pedro Salinas : » Es que quiero sacar de ti tu mejor tú.» En cada ser habita el esplendor de su naturaleza.Tratar de descubrirlo es extender la mano para caminar juntos.

By Maschwitz Maria Eugenia - 3 abril 2012 Responder

Sergio, recibir tus comentarios me hace sentir que me elevo espiritualmente y te agradezco que lo hagas. En este tema especialmente estoy en un todo de acuerdo.

By César R. Vignoni - 2 abril 2012 Responder

Sergio:
Gracias por tus palabras y mantén la fuerza y la esperanza para continuar diciendo como lo haces.
Un abrazo. César.

By Tely Benin - 1 abril 2012 Responder

Coincido.Libertad y respeto, siempre y también en este caso.Una vez más gracias.Tely

By claudio - 1 abril 2012 Responder

hola sergio, me gusto mucho lo escrito, yo con mi pareja,mariano, somos muy felices, nuetras familias se respetan y nuetros amigos tambien,sufrimos mucho cuando hay un hecho tan doloroso como la muerte de alguien y lo mas doloroso es el solo hecho de tener una sexualidad diferente… gracias por todas estas notas maravillosas…

By Marta Noemi Alvarez - 1 abril 2012 Responder

Estoy 100% de acuerdo contigo, Sergio. Y tambien creo que estamos frente a una nueva era, la de diversidad en la que nadie tiene que renunciar a sus creencias sino relacionarse con el otro desde el respeto y la generosa disposicion a considerar que no necesitamos pensar igual para ser capaces de compartir ideas, de buscar puntos comunes de reflexion en lugar de la confrontaciòn, del respeto en lugar de la descalificaciòn a quien piensa o cree en algo distinto. Y que cada persona tiene el derecho a elegir libremente aquello que considera que es mejor para su vida mientras no dañe a otros.
El mundo es muy grande y hay lugar para todos.

By Claudia Arberas - 1 abril 2012 Responder

Gracias Sergio por tus reflexiones, las cuales comparto en su totalidad. Creo además que este acto de absoluta barbarie nos confronta con individuos que creen que al matar al diferente , aseguran su propia identidad sexual. Dicen que nada me molesta más que aquello que se asemeja más a mi mismo. No será que ellos temen a sus propios fantasmas de homosexualidad ?
Un abrazo
Claudia

By eva - 1 abril 2012 Responder

Hola!! Gracias por hacerme llegar este material todos los domingos que generalmente no es el mejor dia de semana.
Cualquier diferencia,golpea, la pregunta es diferente a qué o a quienes?
Me cuestiono ,no seria importante, sostener el concepto de igualdad desde la ley , del tipo que sea,para democratizar más la convivencia?.
No es el momento preciso para re elaborar roles que se adapten a la modernidad sin provocar daño?
Cuantas preguntas, sin tener la respuesta del cómo?.Será que nos cuesta adaptarnos a este vértigo? o nos aniquila ?
Difícil. yo desde mis diferentes roles que he vivido y que vivo lo considero preocupante pero no insoluble.Habrá que actuar buscando el cómo.

By Jorge Héctor Lemos - 1 abril 2012 Responder

Entiendo perfectamente que el que gobierna lo debe hacer para todos, inclusive para las minorías de todo tipo. Lo que me resulta irreconciliable es: D’s es Eterno y tiene una sabiduría que trasciende los tiempos cronológicos del ser humano. Entonces cual es el punto de reconciliación entre la Torah y la Legislación Humana? … Si es que existe, o simplemente es un acto de nuestra necesidad humana de vivir en paz con todos, ahora en esa reconciliación en la diversidad, está comprendido D’s mismo, o nos separamos inexorablemente de la Ley de D´s?

By Jakel - 1 abril 2012 Responder

Comparto tu excelente reflexión.

By Irma Fernandez - 1 abril 2012 Responder

Gracias, he leído sobre este tema, pero en este fragmento encontré palabras claras, la sexualidad no es genitalidad. El sentirse bien con una persona del mismo sexo, no es culpa,si ambas lo deciden sera por algo.Estoy de acuerdo si se quiere aceptar y hacer publico, pero que sea como decir amo a alguien,con respeto, con pudor, con intimidad. El amor se siente y nada mas.

By Miriam Azerrad - 1 abril 2012 Responder

Es un tema, bastante controvertido, ya que en la historia, que tenemos escritos, siempre se vivió, como algo tabú, en algunas culturas muy castigados. Solo sabemos al estudiar la historia del arte, cuántos musicos, pintores, escritores, se permitieron esto, que fue considerado pecado, durante siglos. Por lo tanto, creo que habría que preparar a los docentes, encargados de la educación, desde los primeros años, para ir incorporando en las currículas, algo que magnificamente, explicas en tu escrito, Bergman. Que es la sexualidad? En las escuelas primarias, de nuestro pais, se los marginan, en mi larga experiencia, en todos los niveles, tambien, lo he comprobado. Desde hace mas de cuarenta años, estos seres, a veces, de una gran sensibilidad, sufren mucho y aun hoy, no hay ley que haga perder los prejuicios a una sociedad, no porque seamos malos, sino, porque cuesta cambiar, y sobre todo, cuando no se entiende, que esto no es algo, que se elige como una carrera. Subrayo, lo de Bergman: » Sexualidad, no es genitalidad». En la genitalidad, no interviene el pensamiento y todo lo que esto significa. Hasta ahora, en nuestro planeta, el unico, que puede ordenar su vida, darle sentido, ser consciente de historia, etc, es el ser humano. Entre lo que organiza para vivir, esta tambien, lo que su cuerpo requiere, como se organiza, con los otros seres humanos, para vivir lo mas coherente posible. Por ejemplo,el gusto por la comida, por los paseos, en el contacto con los otros, va desarrollando su libido. Como el amor, la sexualidad, tiene que ver, con su sensibilidad, el reaccionar de su cuerpo, ante una mirada, un gesto, un contacto de manos. Esta elección, no puede ser perversa, como se la consideraba, mucho tiempo. Es elección, inconsciente. Es el cuerpo, el que se estremece, no es el pensamiento. Por lo tanto, vuelvo al principio, la ignorancia, de años, de no tener todo esto en cuenta, hizo, que al diferente se lo matara, se lo encerrara. Hoy tenemos en la historia de la humanidad, grandes hombres y mujeres, que eligieron, que fueron perseguidos, torturados, y nos dejaron maravillas, en la historia del arte, y que fueron abriendo, un camino hacia lo que hoy llamamos, Diversidad. Gracias Bergman. Este es un tema fantástico.

By ventura - 1 abril 2012 Responder

Es todo un tema…, gracias Sergio por las reflexiones dominicales. Creo que a muchos nos cuesta asumir esta llamada libertad de conciencia. En especial cuando esta libertad se encarga de hacer caer el velo que toda la vida hubo respecto a la sexualidad, la que constituye una de las necesidades más importantes del ser humano, que siempre se ha mantenido resguardaba por motivos éticos, morales y de buenas costumbres. Las prácticas de las más diversas formas sexuales por lógica debe estar dentro de los actos privados de los hombres, porque al caer ese velo de privacidad, deja al desnudo formas que afectan el pudor de aquellos que ya pasamos cierta edad, de los que nos esforzamos por mantener en lo íntimo lo sexual y en especial a los niños de nuestros tiempos, que van tomando como algo natural episodios de la via pública o en programas de tv relacionados con lo sexual, con el consiguiente deterioro de los valores morales que tanto costó a nuestros mayores inculcar durante tantos años. Este exhibicionismo que ahora se pretente mostrar como normal, o aduciendo el sentido igualitario, lesiona seriamente el pudor que progresivamente va desapareciendo. Tan sano que es para la convivencia social el tener ese pudor intacto. Es por eso que no se ve bien este tipo de conductas. El que las quiera tener, que las tenga libremente de puertas adentro y trate de ser prudente como han sido personas de esas características durante siglos, porque un niño o una persona con pudor los puede estar observando. No a la violencia contra estos exhibicionismos, pero también no a darle tanto apoyo y propaganda alentando estas conductas.

By Frankie Alberton - 1 abril 2012 Responder

Sergio: Acabo de leer estas reflexiones de tu libro, pero necesitaba comprenderlas. Uno a veces lee la noticia y se indigna, o le da pena, asco; aunque no comprende por qué suceden estas cosas, en este caso, la conducta de estos neo nazis. Por qué descargan su odio en cualquier sentido.
Hoy domingo, en paz y cómodo en mi casa pude leer, aprehender y guardar en mi corazón cada concepto. Creo que la tuya es una enseñanza valiosa tanto para mi como para transmitirla en el futuro. Ojalá no vuelva a suceder, pero es difícil por lo complicado del ser humano. Espero tener entonces estas enseñanzas en mi corazón, a mano. Gracias por tan sabias palabras.
Frankie

By Laura - 1 abril 2012 Responder

Sergio, estoy en un todo de acuerdo con tu escrito.

Considerar la diversidad en la sexualidad me parece tan importante como tratar el sentido profundo de la palabra «identidad».
Las palabras sufren mutaciones en sus semancias y por ello, cuando se advierte necesidad de fundar sus parentescos originarios para mirar lo que se está ganando y lo que se está perdiendo en los usos de esa y de cualquier otra voz,cabe acercar su recuerdo primigenio.
Así como de la palabra «filosofía» se extraen recursos para el que estudia el marketing de una gasesosa porque al parecer da «importancia» a su discurso; así a la palabra «identidad» se le advierten corrimientos de su base originaria que al menos merecen un breve recuerdo de lo que alguna vez apuntó en dos territorios lingüisticos como el vasco y el indoeuropeo. Pongo al vasco en primer término, porque al menos en Europa tiene raíces mucho más antiguas.
En vasco aide y aidego apuntan al pariente y al parentesco. En griego homérico eidos apunta al «pariente». Un siglo y medio más tarde ya apunta al «parecido». Y en tiempos de Pericles se aplica a la voz «idea».
Fácil es advertir el licuado. Pariente, parecido, idea.
Si de lo que se trata es de tener una voz que acabe con las «diferencias», aquí ya la tenemos.
Pero siento, y es opinión de este burro, que eso no es bueno. Ni en términos de aprecio a inmanencias, ni en términos de aprecios espirituales -no hablo de religión. sino de aprecios a marcos vinculares-.
Tener palabras para diferenciar lo que al menos en abismos merece ser nombrado, asiste tanto la evolución de las trascendencias, como la permanencia de las inmanencias.
El origen de la voz «identidad» apuntó a estas últimas. ¿Cuál es el problema de recordar que también las palabras merecen tener memoria y cuidado de sus orígenes? Son anteriores a la Biblia.
¿Cuál es el problema de inventar una nueva voz para registrar los aprecios a las diversidades sexuales?
¿Cuál es el problema de apuntar como Tú lo haces a «diversidad sexual» en lugar de mentar «identidad sexual»?
En los orígenes de toda criatura hay un eidos, un aide, un aidego, una inmanencia; que merece tanto respeto en los discursos, como el tema de la diversidad sexual.
Te darás cuenta Querido Sergio, que hay diversidades sexuales que atentan contra cualquier tipo de inmanencias que quieras imaginar.
Te recuerdo que las inmanencias no son imaginables; no pertenecen al espíritu, sino a la raíz y a la savia que en silencio le hospedan y en tanto haya Amor siguen sus ánimos en elevación de esfuerzos.
Lo inmanente es anterior a la cultura. Es como aquella raíz que cuando el glaciar se retira, aparece después de miles de años, misteriosamente viva, resistente en la tundra sobreviviente.
La hermenéutica es tan vieja como el hombre y aprecia tanto diversidades, como mismidades.
Un abrazo Francisco

By Mirta Sattler - 1 abril 2012 Responder

Sergio, porque si te digo rabino estaría discriminando dada mi condición de católica. La ley suprema de la nación nos hace a todos los humanos sujetos de derecho. Si eso fuera real en la práctica las minorías no debería estar luchando por sus derechos. Las elecciones sexuales son hechos de la vida privada de cada individuo, las religiones deberían agiornarse también a esta realidad que no la inventaron nuestros contempóraneos. En cuanto a la muerte del joven chileno, la desconocía, pero en este mundo que pretende llamarse avanzado estos actos son moneda corriente, estamos muy lejos de considernos hermanos y mucho menos civilizados.