Noticias

HomeReflexionesDiversos no dispersos

Diversos no dispersos

Para la crisis, mundial y actual, la solución no es solo política. Todas son contribuciones a esa solución, pero no puede un solo eje organizar la integración de la diferencia. La solución es una construcción. Hay violencia por muchos motivos. La exclusión social es un elemento. Es imprescindible analizar primero económicamente cómo es la equidad, la igualdad, no solo en las oportunidades sino en los resultados. La violencia es un tema cultural, difícil, complejo, y la solución es espiritual; de lo contrario, no hay manera de evitarla. Con razón o sin ella, siempre se encontrará una causa para reivindicarla.

La solución debe ser remitida sobre uno mismo en lo cívico. Si pudiéramos restituir el principio de justicia social, como una práctica de equidad, estaríamos ocupados en ser parte de participaciones públicas y manifestaciones cívicas, que restituirían los sistemas previsibles en el marco de la ley, para que sea ese sistema el que haga el trabajo de distribución.

Es diferente a decir “hagan lo que quieran”, “yo me salvo solo”, “me defiendo de los ‘excluidos, violentos y peligrosos’, que el sistema no atiende, por los cuales “no tengo responsabilidad”. Todo está en riesgo, el que cree que está “salvado”, sepa que no lo está, porque comparte el mismo barco.

¿Cómo proponemos un modelo que no eclipse la diferencia, y, al mismo tiempo, la pueda integrar? La biodiversidad, que es el primer dato de la realidad, es biodiversidad cultural, no solo porque las partes son diferentes naturalmente sino porque se construyen distintos modelos culturales que la respetan.

La biodiversidad es inherente a lo humano y al mundo; después sobreviene la gran cantidad de construcciones culturales, que también forman el universo de artefactos que hemos construido, para explicar la diferencia.

La identidad, que no es ni monolítica ni homogénea, es unidad en la diferencia. No se relaciona con los procesos sociales fundacionales de los Estados modernos, que es el crisol de razas. Es una especie de mosaico multicolor en el mapa de representación, y tomarlo en una unidad no elimina la diferencia. En el crisol, las partes se funden, se amalgaman, tienen forma de promedio. Las partes no desaparecen: se integran al costo de desintegrarse en su particularidad, perdiendo su identidad singular.

En el mosaico, cada pieza, no importa su proporción, tiene un lugar en la obra. Se trata de tomar en serio cada parte, como artesanos, artistas y darle a cada uno una intervención, un rol en la obra. También es necesario educar al observador de esa obra producida, porque nuestra formación nos ayuda a valorar la serie, igual y homogénea, pero no a apreciar al artesano. Un todo que incorpora las diferentes identidades en una que las integra sin eliminarlas.
Para construir autos es mejor hacerlo en serie; para el arte, la serie no está muy valorada; para el humano, la serie es poco útil. A veces, estamos preparados para analizar la experiencia del humano desde una producción en serie, y en ese esquema, la diferencia aparece como defectuosa; está fuera de serie, desviado. Vemos su expresión plena en las identidades culturales, en las capacidades y discapacidades.

Entonces, una formación, incorporada tempranamente en ese músculo que es el espíritu , y una entrenamiento, donde la diferencia sea una oportunidad, un espacio donde me reflejo en la capacidad y en la apertura para esa incorporación, permitirán expandir la conciencia, estimularán el crecimiento, provocarán la conexión con la raíz energética del origen, que hizo posible que lo diverso esté impreso en el plan. Así mejora la calidad de la vida en un mundo que se fragmenta, que impone problemas, que no funciona como queremos y merecemos y el ser humano incorpora capacidad de adaptación, supervivencia y trascendencia frente a estos temas.

[…] El mundo siempre nos invita a interactuar con la diferencia y según las capacidades espiritualidades individuales, lograremos incorporarla o rechazarla, aceptarla o combatirla, ser flexibles a la oportunidad de aprender de lo nuevo o cercenarla y eliminarla, porque es decodificada como una amenaza, un peligro.

9 Responses to “Diversos no dispersos”

By Ramon Naveyra - 27 agosto 2012 Responder

Estimado Sergio
Agradezco sus palabras en esta reflexión. No puedo más que estar de acuerdo, pero paradójicamente no puedo más que estar desalentado de cara al «cambio», al futuro. Con total franqueza, ya no creo en nadie de nuestra clase política. No veo más que caminos opuestos a todo lo que usted plantea en esta reflexión. Misma gente, viejos vicios,…nueva gente, nuevos vicios. Pero lamentablemente todos en pos de nada productivo. Admiro su claridad de idea y su fé en lo que transmite, yo no la tengo. Tengo 42 años, he sido bien educado gracias a Dios, no pertenezco a ninguna ideología política, cuido de mi familia,…y con solo prestar atención al pasado, ver el presente y proyectar dos más dos de cara al futuro, nada bueno encuentro. He estado tb cerca del Pro por intermedio de gente de mi confianza, por intermedio de la participación ciudadana en mi barrio, por intermedio de fiscalías y presidencias de mesas en elecciones, y tampoco ví ejemplos que me muestren un futuro mejor para este país. Recuerdo las quejas de mis abuelos, los mismos que luego escuché de mis padres, los mismos que ahora me encuentro escuchando de mí mismo y realmente creo serán tb los de mis hijos. Dios quiera que esté equivocado, pero por donde mire a nuestra clase política no veo más que corrupción, egoísmos y por sobre todo, inoperancia. Y a nadie de ellos les importa, estoy convencido. Sino hay temas que no se explican. Realmente un país muy angustiante. Pero dentro de todo eso su pensamiento es digno de admiración. Mis respetos y mis saludos.

By mirtha - 27 agosto 2012 Responder

felicitaciones… cuánta recionalidad en los comentarios !!
es verdad, «estamos todos en el mismo barco»… por lo tanto, «sumemos» esfuerzos, voluntades, esperanzas,…
hay un solo camino: EL DEL RESPETO, EL DE LA VERDAD, EL DE LA RESPONSABILIDAD Y, EL DE RECONOCERNOS HNOS…

By Edith Estela Sbodio - 27 agosto 2012 Responder

Si la solución para la violencia es Espiritual porque hasta que cada individuo no sienta Paz será dificil expresarla en sociedad-

By Ana Claudia Reynoso - 27 agosto 2012 Responder

Gracias por mantenerme conectada! Siento esta integración posible en el tango, allí comunicados por la música, sin palabras, desconociendo con quien bailamos nos damos un buen sentimiento. Se puede observar en muchos casos parejas, visualmente desparejas y sin embargo manifestando en sus rostros paz.
En el arcoiris de sensaciones que despierta bailar tango, encuentro algo similar a la meditación: armonía universal.

By Santiago - 27 agosto 2012 Responder

Gracias Rabino por la bendición. Si por diversos profundizamos la dispersión. Aunque sean pocos los que quieren tener el poder hegemónico, pueden lograrlo.
Somos seres sociales, no podemos «salvarnos» individualmente, por más que alguna ideología lo haya creído posible. Por favor sigamos en el camino de la unidad para volver a tener una república!!!

By MONICA GONZALEZ - 27 agosto 2012 Responder

Aunque no comente me encata leer tus reflexiones, ojala a muchos le sirva para afrontar cada dia de todos los problemas e ijusticias que vemos a diario.Por favor que se haga algo con el tema de seguridad ya no se puede mas cada vez estamos mas presos en nuestras casas. Me ofreci muchas veces a colaborar en los que sea pero nunca me llamaron. A su disposicion. Saludos

By Estele Silvia Benin - 26 agosto 2012 Responder

No sè si aceptar la diferencia lleva al respeto o viceversa, pero no hay duda que de una u otra forma debemos recuperar lo que esto significa . No creo que encontremos la paz, a los gritos o por decreto. La pregunta que me hago es: Los que «dicen» combatir la violencia y buscar la uniòn, realmente lo quieren o necesitan de esa violencia y de esa divisiòn , para conservar el poder? No abandono la esperanza. Creo que este proceso culminarà en un despertar de conciencias , donde valores como estos , vuelvan a ser pilares de nuestra sociedad. Muchas gracias Tely

By CRISTINA - 26 agosto 2012 Responder

[…] El mundo siempre nos invita a interactuar con la diferencia y según las capacidades espiritualidades individuales, lograremos incorporarla o rechazarla, aceptarla o combatirla, ser flexibles a la oportunidad de aprender de lo nuevo o cercenarla y eliminarla, porque es decodificada como una amenaza, un peligro.

transcribo el final de su texto «diversos no dispersos» como deseo, ansia, anhelo , para mi PATRIA !!! PARA CUANDO ???? …..

By Stella Maris Pergolesi - 26 agosto 2012 Responder

Toda mi admiracion al Rabino. Clarisimo.