Noticias

HomeReflexionesEspiritualidad cívica

Espiritualidad cívica

Espiritualidad cívica: transformar habitantes en ciudadanos.

El espíritu es la sustancia, el potencial humano inherente a cada individuo. La espiritualidad cívica es el estado de maduración alcanzado por una sociedad que logra vivir como verdadera comunidad y despliega, a través de determinados valores, un proyecto de Nación. La democracia representativa, republicana y federal es la materia –insuflada del espíritu cívico; que le da vida, cuerpo y ánima– sobre la que se construye el alma de una Nación. Espíritu cívico es, en consecuencia, esa energía potencial del individuo que nace en un país como simple habitante y se hace ciudadano, ejerciendo –poniendo en práctica con vocación y devoción espiritual– los ideales y los valores comunes de la sociedad proyectada y soñada por todos.

Espíritu cívico es lo que necesitamos, en la Argentina, para transformar a los habitantes de nuestro territorio en ciudadanos del País, con el objetivo de recrear la utopía de una Nación que aún está por construirse. Dicho espíritu es plural, multidimensional, rico en las diferencias que se integran en un mosaico multicolor en el que se consolida –en una unidad hecha de diversidad– la gran riqueza material, intelectual y moral con la que cuenta el pueblo argentino.
La Argentina del porvenir es la que está siempre por-venir, como un proyecto de aquella promesa que los padres de la patria y los abuelos inmigrantes nos legaron para que nosotros convirtiéramos sus sueños en realidad.

El solo hecho de habitar el territorio argentino nos confiere la suma de los derechos legales que otorga la Constitución Nacional. Derechos que con gusto tomamos, pero que, en el ejercicio de la espiritualidad cívica, también implican cumplimiento de normas y obligaciones que muchas veces los argentinos no respetamos. Sobre las garantías de la Constitución es que se convoca y se propone una consolidación del espíritu cívico de los argentinos para que, mediante la participación de todos los ciudadanos, podamos afianzar la democracia, las instituciones republicanas y, al mismo tiempo, construir la Nación que aún nos debemos.

A ese espíritu cívico es al que necesitamos apelar cuando, por lo general, caemos en el olvido y despreciamos nuestra historia, nuestros símbolos, nuestros próceres; y prevalece, sobre todas las cosas, nuestra baja identificación con la argentinidad. Aquello que el espíritu cívico busca desplegar en nosotros no es otra cosa que el orgullo, el entusiasmo, la inspiración y la alegría de ser argentinos.

Rabino Sergio Bergman
de Argentina Ciudadana. Con textos bíblicos.

32 Responses to “Espiritualidad cívica”

By Gloria Beatriz Cardenas - 29 febrero 2012 Responder

Estimado Sergio:Gracias por sus reflexiones. Despues de escuchar tantas mentiras de nuestros gobernantes y enterarme todos los dias de tanta corrupcion , leerlo a Vd. me hace sentir un poco mejor.

By Luisa Ruiz Moreno - 28 febrero 2012 Responder

Realmente lo sigo con entusiasmo a todo lo que el Rabino escribe. Lamentablemente no todos los ciudadanos tienen tan claro su rol, ni tampoco tanto interés en que el país salga adelante.
Felicitaciones y ….a seguir construyendo un país entre todos.

By Jorge E. Locatelli - 27 febrero 2012 Responder

Estimado Sergio,

Tus palabras alientan mi espíritu pero para salvar a nuestro país de su decadencia asintótica, no son suficientes.

La conciencia colectiva es importante, pero los judíos no huberan salido de Egipto sin Moisés

By Laura - 25 febrero 2012 Responder

Sergio, sabes? estoy de acuerdo con las palabras de Francisco Javier de Amorrortu. La salvación es individual. Ahora, cómo nos salvamos? en primerísimo lugar no perdiendo la luz de la esperanza, asistidos por el ejemplo y la palabra de nuestros padres, de nuestros abuelos, de los maestros y de los benditos amigos y amigas que el destino nos puso al lado. No podemos convertirnos en «espectadores» y vivir serruchando aserrín quejándonos de todo mientras tomamos un cafecito. Desde pequeños tenemos que tener objetivos claros y cada uno en su lugar haciendo lo que sabe y debe hacer, que no es ni más ni menos que la definición de justicia de Platón («el hacer cada uno lo suyo).

By Maria Rosa - 24 febrero 2012 Responder

Sergio, el espíritu ciudadano se puede transformar en una realidad solo si aquellos a quienes la ciudadanía elige ejercen con espiritu noble sus respectivos cargos.Hoy nuestro pais no ejerce con espiritu ciudadano el voto porque esta falsa democracia nos tiene como rehenes.Hace más de 2 décadas que un partido ejerce el poder mostrándose en sus diversas variantes.Han logrado destruir todo un aparato político que presentado como oposición fue funcional a su propia destrucción.Esta falsa democracia, corroida por los negociados empresariales,judiciales y políticos actua como una fuerte epidemia en la sociedad,y al igual que un cáncer,tiene estadíos y casos que resultan incurables. Lamentablemente,esto hace que aquellos que trabajamos,educamos a nuestros hijos en los valores mas importantes,vivimos un presente incierto y no nos alienta un futuro promisorio. Por esta razón,nuestro espíritu clama y se vuelca a buscar respuestas trascendentes,que nos sostienen en la «Verdadera Esperanza»

By Julia - 23 febrero 2012 Responder

«Espíritu cívico», o soplo cívico implica asumir responsabilidades,cumplir con la Ley.Aquello que está escrito para que sea respetado:sin impunidad,sin privilegios,sin retórica falsa,sin corrupción…Parafraseando al Maestro:¿»Me oyes,amigo no mirado,me oyes/a través de esas cosas insondables…» Es dable esperar,que en elgún momento, este deseo razonado,sea posible.

By Gracia Maria Juana - 23 febrero 2012 Responder

Muchas gracias Rabino por irradiar tanta luz !!!! Necesitamos muchos como Ud. para que indique el camino de esta nuestra maltratada y maltrecha república !…. Estoy completamente de acuerdo a todos los comentarios aqui versados para Ud.- Agradezco a Dios que aún hay personas honorables y derechas que piensan !!! bendiciones para Ud en su dificil tarea de mostrarle a los ciudadanos de este pais el camino de la honestidad.. Atentamente

By Caty - 23 febrero 2012 Responder

Estimado Sergio. Me place y me complace compartir estas vivencias. Te sigo siempre .espero seguir escuchando tus reflexiones. Aun no tengo el libro . Acompaño cada paso hacia la espiritualidad cívica. Felicitaciones por tu desarrollo y brindar nos tu talento. Al escucharte no me siento sola . Mi apoyo incondicional. Katy. Fornari . De Villa Carlos paz. Gracias Cada dia somos mas.

By Hilde ROMBAUT - 22 febrero 2012 Responder

Sigo buscando UN PAIS CON CIUDADANOS RESPONSABLES…
¿Es mucho pedir?

By Trudy - 22 febrero 2012 Responder

Yo creo que la Nación Argentina no es un «proyecto». Creo que ya está más que consolidada. Nosotros tenemos una identidad y una idiosincrasia bien propias. Pero sí creo que se quiere hacer desparecer la Nación existente. Ahora que falta espíritu cívico, estoy de acuerdo: falta mucha formación.

By Daniel Oliden - 22 febrero 2012 Responder

Excelente, como siempre.

By Oscar - 21 febrero 2012 Responder

Estimado Rabí Bergman: Coincidencia plena. Sólo faltó la mención al Documento de la Conferencia Episcopal Argentina, a través de Justicia y Paz, titulado, precisamente. DE HABITANTES A CIUDADANOS publicado con bastante anterioridad a sus reflexiones.Que Dios lo bendiga.

By Julio C. Ausili - 21 febrero 2012 Responder

Apreciado Sergio: Una de las cosas que viví in-situ en mis vacaciones por el sur de n/país es precisamente » el espíritu cívico » lo notás en el ambiente, en su gente, en el trato, en el respeto por el otro, en el cuidado de lo público… tanto en T. del Fuego como en Santa Cruz y Chubut. Espero que su ejemplo cunda por toda nuestra Argentina como una ola gigantesca y, permita que de Sur a Norte y de Este a Oeste todos comencemos a ser verdaderos ciudadanos.

By adrianaagos - 20 febrero 2012 Responder

Estimado Sergio: todo mi respeto hacia ti. Con todos los buenos comentarios en esta página, creo que no todo esta perdido. No hay que pretender cambiar el mundo, primero debemos cambiar nosotros, ayudar a cambiar a los que estan alrededor nuestro, no con palabras sino con ejemplos. A veces me dicen que soy muy estúpida por ser tan responsable, pero yo contesto: «soy así, me siento bien haciendo las cosas bien, no lo hago por nadie sino solo por mí, para sentirme bien conmigo misma y para ejemplo de mis hijos.» Te devuelvo las bendiciones, y sigue adelante muchos te apoyamos. Un abrazo enorme

By vicente - 20 febrero 2012 Responder

Sergio, esto en lugar de una democracia es una payasada, ya que una sola persona invocando que gano con el 54% de los votos, dice que puede hacer lo que quiere y siempre hace un relato como que la republica empezo a partir de EL, los tres poderes que dice la constitucion no funcionan, ya que el congreso es solo una escribania del gobierno y a los jueces los tienen amordazados con el consejo de la magistratura y los juicios politicos, mientras no se piense en hacer una gran nacion y si grandes fortunas de los que gobiernan y sus parientes y amigos estamos fritos, nunca llegaremos a grandes, ya que la mezquindad lo impedira, deberian cambiar el juramento cuando asumen, deberia ser por la patria, por la constitucion, por mi patrimonio y por mi libertad y el ciudadano mas participacion en lo que atañe a la vida y los bienes de las personas y al sistema electoral, ya que la constitucion es sistematicamente violada y todos miran para otro lado

By RENE DARIO GIMENEZ - 20 febrero 2012 Responder

Estimado Sergio Bergman; Estoy leyendo su libro que me obliga a reflexinar sobre definir el sentido de nuestra vida , como seres humanos (padres, abuelos, esposos)y como ciudadanos. Cuando lo termine me encantarìa contarle mis conclusiones.
Afectuosamente
Renè Dario Gimènez

By hugo - 20 febrero 2012 Responder

coincido con otros lectores, hay hambre de ejemplos probos, y ese vacío da desaliento.

By Elías Tarradellas - 20 febrero 2012 Responder

Excelentes reflexiones Sergio, y bien transmitidas. Adhiero absolutamente. Debemos pensar y actuar con verdadero espíritu cívico y realizar un esfuerzo sostenido para pasar de habitantes a ciudadanos. Para ello debemos luchar – con la constitución en la mano – contra la presión e indiferencia del gobierno, funcionarios y políticos que sólo se interesan en nuestro voto. Debemos además recuperar nuestros antiguos valores: respeto por la autoridad, las leyes, respeto a nuestros mayores, cumplimiento de la palabra, puntualidad, amor a la patria, a nuestros próceres, a sus símbolos. Creo que el gobierno de la ciudad, que integras como legislador, debería realizar una campaña permanente para ayudar a los ciudadanos de esta ciudad en esta imprescindible tarea. Un abrazo,

By Carlos - 20 febrero 2012 Responder

Estimado Rabino: Sigo con interés su accionar en el ámbito politico -cultural y social del país como una voz que invita a reconstruirnos como nación y a sentirnos parte de algo que merezca ser vivido.
Tengo setenta años , que viví siempre en este bendito y castigado país, por eso , fueron tantas las frustraciones, que dudo que podamos revertir el rumbo a mi parecer equivocado que llevamos. Por mi edad he vivido tiempos mejores a estos, la causa de lo actual, falta de cumplimiento del contrato social, en cuanto a justicia, seguridad, responsabilidad, aumento desmesurado de la corrupción, falta de capacidad para el desempeño de funciones públicas y privadas, ausencia total de respeto a los derechos del otro y y todo lo que vemos a diario por televisión, y periódicos, nos encamina a un futuro cercano de caos inimaginable, que no sufriré yo, pero si mis hijos y nietos que fueron educados con valores de conducta de respeto a las leyes, a las instituciones y los demás ciudadanos, que estimo los pone en inferioridad de condiciones en esta sociedad gravemente enferma en sus valores éticos y morales.
No se cual es la cura, creo que ese es el debate en que debemos poner manos a la obra y sin pérdida de tiempo. Ojalá nos demos cuenta.
Un cálido saludo .
Carlos

By inès vitali - 20 febrero 2012 Responder

MUY BUENA la diferenciaciòn entre habitante y ciudadano. Muchas veces estamos confundidos o jineteando entre ambos procederes. Gracias!

By inemercedes - 19 febrero 2012 Responder

Me ancantan tus reflexiones, pero…las siento tan lejos de la realidad de esta Argentina!!!, hasta me parece una utopía que se consiga vivir de acuerdo a la Constitución Nacional, el día 27 de feb.han decretado feriado por el bicentenario de la creación de la bandera por el DOCTOR BELGRANO…hasta lo han despojado del grado de GENERAL…Y EL CRUCERO BOMBARDEADO EN MALVINAS SE LLAMABA CRUCERO DR.BELGRANO?? Y LAS ACCIONES MILITARES POR ÉL EMPRENDIDAS FUERON EN SU CALIDAD DE DOCTOR…ESTÁN CON OTRO RELATO….

By Ana María Álvarez - 19 febrero 2012 Responder

Estimado Rabino: Tengo el placer de poseer tu libro Argentina Ciudadana, y me parece excelente, pero lamentablemente su contenido no aplica por el momento con la realidad que nos toca vivir, es mi modesta opinión. Para ser ciudadanos, debemos todos tener derechos y obligaciones, y estar en alguna medida protegidos por la ley, a que parece no aplicarse a todos por igual. Hay algunos habitantes que parecemos tener sólo obligaciones, y otros en cambio sólo creen tener derechos, ni hablar de aquellos que por ser funcionarios sólo tienen impunidad. Por lo tanto y con tristeza me declaro habitante, por el momento y hasta que podamos sentirnos ciudadanos, a partir de que la democracia funcione, y no sea utilizada como una máscara, para ejercer un autoritarismo soberbio y descarado.

Gracias por tus reflexiones, tus bendiciones y tu sabiduría, que tan generosamente compartes con quienes te admiramos y valoramos. Que D’os te bendiga.

Ana María Alvarez Blanco

By aida - 19 febrero 2012 Responder

¿que pasa rabino que lo vemos tan poco en los medios?,se le extaña ;gente con sus valores tendria que tener mas medios visuales y graficos a su alcance.gracias por su talento.con afecto. AIDA

By marta - 19 febrero 2012 Responder

Sr. Sergio. cuando escucho su mensaje por TV.(hace mucho que no lo veo )me encnta porque coincido totalmente con su pensamiento. Soy católica y en nada nos separa el amor por nuestra querida patria. Pero ¿Cómo hacer más alla de nuestras conductas y ejemplos que a nadie parece importarle?. Hoy sólo oro e invoco la misericordia de Dios.¿Será que tendremos que pasar por un período de purificación y MÁS dolor para unirnos y defender nuestra amada argentina’? Soy del interior(córdoba)me encanta compartir temas con hermanos que sienten como yo.
Gracias MARTA

By Judith - 19 febrero 2012 Responder

Excelente reflexión!!! Gracias!!!
Bendiciones de paz!!

By Roberto Saracino - 19 febrero 2012 Responder

He leído tu libro ARGENTINA CIUDADANA.CON TEXTOS BIBLICOS.

Creo que es un libro que debieran leer todos los ciudadanos (y habitantes de nuestro país) para tener una idea cabal y aprender o recordar cuales son nuestros derechos y obligaciones como integrantes de nuestro país.

Que no es ni mas ni menos que respetar y hacer respetar los derechos y obligaciones que nos dicta nuestra Constitución Nacional; y que por distintos y variados motivos, olvidamos, no recordamos u omitimos muy seguido, tanto ciudadanos como gobernantes que habitamos este bendito suelo.

Es de esperar y desear que si no lo hacemos nosotros; por lo menos las generaciones venideras entiendan esta razón, para que alguna vez este país vuelva a ser un país como el que heredamos de nuestros padres y abuelos que fueron los que en definitiva llegaron a hacer del mismo, lo que hoy ya no tenemos y quisiéramos volver a ser y tener.

Gracias por la Reflexiones.

Roberto Saracino
Habitante de esta Ciudad.

By Marta Estela - 19 febrero 2012 Responder

Gracias Sergio
Marta

Es por lo menos, curioso Sergio, ver el resultado del espíritu cívico en nos. Tal vez cabría decir que la necesidad de aguardar la marcha de los más relegados genera esta lenta consideración espiritual que nos caracteriza. Tal vez, sean los objetivos de los menos relegados los que frenan esa integración. Tal vez sea nuestra sociedad, que no ha sufrido lo que otras y por ello nuestra maduración es floja. Pero advierto que en todos estos tal vez estoy hablando en plural, siendo el caso que al fin de cuentas todas las responsabilidades son individuales, no institucionales. A diario veo a medio mundo echando culpas al Estado. Esa es otra deformación cómoda de nuestras dispersiones. El Estado es en esencia, el Padre común que a todos quiere regalar amparo. El que gobierna es tal vez, uno de los más importantes entre nosotros; pero su representación no es El Estado, que como Padre Común quiere estar en cada uno, y es en la medida de cada conciencia que se alcanza a visualizar su dimensión esencial. Cada conciencia encuentra el camino oportuno para manifestarse y la tuya lo hace sin par, sin esperar, confiando en la semilla. Un abrazo Francisco

By nelida alvarez - 19 febrero 2012 Responder

Rabino,soy asidua lectora de sus reflexiones.Una ciudadana respetuosa en un todo de mis obligaciones como miembro de la sociedad argentina.¿cómo se puede participar, si cada vez que lo hacemos el gobierno que tenemos despliega su aparato patotero y represor para callarnos y avasallar nuestros derechos constitucionales? No estamos en democracia, y eso se palpa en la vida diaria!
Estamos bajo una dictadura camuflada, soberbia y borracha de poder,que olvida que ese poder les fue otorgado temporariamente por Dios.A Él le pido Justicia por todo el dolor de este pueblo, ya que no hay nadie más en este plano a quien recurrir.¡gracias por leerme!

By BeatrizCores - 19 febrero 2012 Responder

Rabino Bergman. Hace mucho, desde que comenzó esta decadencia intento actuar con el ejemplo ante mis compatriotas, usando las palabras Gracias, Buenos días, Permiso etc. Asimismo llamando la atención a quienes cruzan mal, tiran papeles u ocupan el espacio público.LLegué a la conclusión que es un esfuerzo inútil. Si desde la autoridades se estimula la falta de respeto por el prójimo es improbable que yo y miles como yo podamos cambiar nuestra sociedad.

By oscar - 19 febrero 2012 Responder

estimado sergio : Comparto todo los conceptos de espiritualidad que comentas pero cuando no se plasma en la realidad de los hecho es pura ficcion como dice la constitucion todos somos iguales ante la ley , respetarnos y hacer respetar , y no en esta seudo democracia donde no se respetas :La justicia,las leyes , los derechos humanos,no funcinan las intituciones,eje,congreso,educacion,salud,etc.etc.creo que vos ya conoces de memoria y lo palpas por tu actividad social todos los dias con facedades,obscuencia,sobervia,incapacidad negando la realidad no se contruye una republica democratica espero que el ser supremo que representas y el mio puedan poner un luz de bendicion en el pueblo argentino , para el bien de las generaciones futuras yo pondre todo mi empeño en la revindicacion de todo lo dicho un abrazo tu amigo oscar ( como ref. la vez pasada nos encontramos en la calle echeverria )

By Martina - 19 febrero 2012 Responder

Tengo las mismas ideas que Oscar.Coincido en todo.
Cuando tendremos todos espíritu civico para que este bendito país tenga una vez por todas,verdadera democracia.
Un saludo para Sergio.Martina