Noticias

HomePrensaEstaba todo previsto con mucha anticipación

Estaba todo previsto con mucha anticipación

En diálogo con Parlamentario el flamante diputado descalificó a Sergio Burstein, quien en su discurso en el acto de la AMIA lo fustigó duramente. Al respecto Bergman dijo que “Burstein profanó los límites de la política y la memoria de las víctimas”.

El rabino Sergio Bergman asumirá el próximo 10 de diciembre como legislador por el espacio del PRO, desde donde promete trabajar por la educación y la salud de los porteños. En diálogo con Parlamentario el flamante diputado descalificó a Sergio Burstein, quien en su discurso en el acto de la AMIA lo fustigó duramente. Al respecto Bergman dijo que “Burstein profanó los límites de la política y la memoria de las víctimas”. Responsabilizó del hecho a las autoridades judías y deslizó que son funcionales al Gobierno nacional. En otro tramo de la entrevista se refirió sobre su futura actividad política.

– ¿Cuál fue su sensación mientras escuchaba las palabras de Sergio Burstein?

– Un profundo dolor. Se estaba profanando el acto. Podemos tener grandes discusiones y diferencias sobre un sin fin de temas en la sociedad argentina o en la comunidad judía, pero esto ni siquiera es una conversación o una discusión dentro de la comunidad, es consecuencia de una posición que el kirchnerismo tuvo en relación a muchísimos temas de dividir y partir a la sociedad, para confrontaciones que aparentan tener fundamentos ideológicos, pero que en realidad tiene sustento lógico, como es el de dividir para reinar.

– ¿Usted estima qué con su participación política divide a la comunidad judía?

– Yo no; el que divide es él. Yo formo parte de una comunidad judía diversa en la que no nos ponemos de acuerdo hace miles de años y no nos vamos a poner de acuerdo en esto tampoco. Pero argumentar -profanando un límite- que el día que estábamos de duelo, donde todos por igual queremos verdad y justicia por la causa AMIA, podemos discutir los caminos, los diecisiete años de impunidad porqué y cómo o quien tiene más o menos responsabilidad, pero ello no justifica la profanación del acto. La gente misma reacciona en contra de estos actos y lo ha repudiado. En mi caso personal, el agravio surge a raíz de mi encolumnamiento con el espacio de Mauricio Macri, el que es un adversario electoral coyuntural. Entonces, diecisiete años de reclamo llevarlos al barro de una discusión electoral de corto plazo, solamente alguien de la baja calaña de Burstein lo puede hacer.

– ¿Alguna autoridad de la comunidad le acercó su solidaridad?

– La comunidad no sólo se acercó, sino que se expresó claramente y deslindó las expresiones de este familiar de las que puedan tener las instituciones de la comunidad; además de comunicar que no habilitaría más a Burstein a ser vocero en un acto comunitario.

– ¿La relación qué las instituciones de la comunidad tienen con el Gobierno nacional pueden haberse resentido?

– En absoluto. Podría decir que son funcionales al Gobierno nacional. También podría decir que éste tomó los recaudos necesarios para asegurarse que en este acto el kirchnerismo sea preservado.

– ¿Usted cree eso?

– No tenga ninguna duda. Con el Canciller que tenemos, operador interno de la comunidad a favor del kirchnerismo, y sabiendo que Burstein es un militante kirchnerista activo que viajó mediante este Gobierno a muchísimos lados y que también ha recibido determinada cobertura, como lo sucedido en el ámbito de la Comisión que investigó las escuchas telefónicas y en la que Burstein no pudo contestar de qué vive o cómo justificar los gastos que tiene; como al mismo tiempo es el único privilegiado de todos aquellos que somos escuchados por la SIDE y que un agente de ese organismo llame para avisarle de que tiene el teléfono pinchado; después te lleven en un patrullero a hacer la denuncia y luego sin sorteo –adivina qué juez tomó el expediente- un magistrado que actúa en consonancia con el Gobierno nacional y esto no es una sospecha, sino que es una descripción fáctica de lo que consta en lo actuado por la Comisión Investigadora; es más, creo que el mismo juez Oyarbide deberá citarlo para que aclare quien lo llamó para avisarle de que estaba siendo escuchado. Acá escuchados, estamos todos quienes no somos obsecuentes, ni obedientes ni pensamos como el oficialismo pretende.

– ¿El hecho de qué el Canciller se haya reunido con el titular de la AMIA puede haber tener alguna conexión con el discurso de Burstein?

– Estaba todo previsto con mucha anticipación. El presidente de la AMIA fue a visitar a la presidenta, él la invitó; preguntaron cómo iba a ser el acto, quienes serían los oradores, quienes iban a concurrir, es más, era otra el familiar que iba a hablar y sobre el final nos enteramos que la habían cambiado por Burstein y además que éste tenía un compromiso con otros familiares de ajustarse a un discurso conceptual y genérico, sin embargo incluyó nombres y apellidos en sus acusaciones, pero cuando tuvo que mencionar a autoridades oficiales o dirigentes de la comunidad los omitió; cuando se refirió a adversarios políticos sí los nombró por nombre y apellido. Por ello no le contesto desde la política, sino desde la indignación de la profanación que hizo.

– ¿Cómo quedó el ánimo de los integrantes de comunidad ante este hecho?

– Consternado. La gente de la comunidad ha quedado agraviada porque las autoridades no tomaron los recaudos que correspondían, sabiendo quien es Burstein.

– ¿Con qué expectativas llega a su banca de legislador?

– Vengo con muchas expectativas de poder colaborar y contribuir. Tengo la vocación desde el sentido común y desde los espacios de mi formación, en los cuales estoy profundizando tanto en las áreas de educación como de la salud. En el área de educación específicamente como Rabino que soy, esto es ser un maestro, docente más que un sacerdote; soy también graduado en Farmacia y Bioquímica, entonces las ciencias de la salud me interesan; desde esos lugares pienso que puedo hacer los aportes más significativos, pero al mismo tiempo desde un lugar de aprendiz iré haciendo un camino de aprendizaje en la tarea que asumiré.

– ¿Cree realmente qué se podrá trabajar en la Legislatura con la nueva composición?

– Creo que a través del diálogo y el consenso es la manera civilizada que los temas deben avanzar; hay que generar consenso y como no tengo experiencia previa no tengo otra esperanza que intentarlo.

– ¿Su ingreso a la política obedece a su intención de probar en una experiencia nueva?

– En realidad es un nuevo camino, porque vengo hace diez años ya desarrollando política cívica desde el diálogo argentino. Desde el que se vayan todos -que no funcionó- y entendí que las herramientas para la gestión del bien común las tiene el Estado, las tiene la política electoral, las tienen los representantes, y que si uno sigue auditando e interpretando desde afuera, ellos cuentan con que no nos vamos a meter; pero hay que meterse, involucrarse, la política partidaria se cambia con política partidaria, y las prácticas de la política que tanto criticamos se corrigen con mejores prácticas.

– ¿Cómo fue su ingreso al PRO?

– Uno para tomar partido y formar parte de la política partidaria no puede estar en todos los espacios: tiene que elegir uno. Yo agradezco que el PRO me lo dio, respetando mi diferencia; me sumo a este espacio y desde este lugar no tengo ninguna dificultad en sumar conversaciones con otros espacios, de otros bloques; consensuar, porque la política tiene que resolverle los problemas a la gente no a los dirigentes. Mantener mi disciplina partidaria, porque tengo un compromiso con ello; desde ese lugar haré un camino, por supuesto con la firme convicción de que esto no es probar, sino el inicio de un largo camino.

– ¿Desde lo ideológico, en qué lugar lo podríamos ubicar?

– Me siento identificado con una posición de centro. Esto es, desde los valores de una social democracia -yo la llamo judeo-cristiana- centro, es el centromedio de la ley.

– ¿Qué prevé para el balotaje?

– Si uno entiende cual es la concepción y los valores -que para mi no son tales- en el Frente para la Victoria hay que entender que esto está en los genes. Si bien la Constitución de la Ciudad lo prevé, me parece lícito y legítimo que la segunda vuelta se debe realizar. En la Ciudad hay una resistencia ejemplar hacia el Frente para la Victoria cuando plantea una extorsión en lugar de una elección, es allí cuando el orgullo de Buenos Aires y la dignidad de no entregarnos nos lleva a votar la resistencia

FUENTE: Semanario Parlamentario
(http://www.parlamentario.com/articulo-6361.html)