Noticias

HomePrensaHay que cortar boleta para que no se lleven todo puesto

Hay que cortar boleta para que no se lleven todo puesto

Así lo afirmó el rabino Sergio Bergman al visitar el programa Cuenta Regresiva. El diputado porteño electo por el PRO desmintió versiones que aseguraban que no iba a asumir y, como es su costumbre, fue muy sincero a la hora de hablar de Cristina Kirchner, de Héctor Timerman y de la AMIA. Además, dijo que el Frente para la Victoria es como la soja transgénica.

Este miércoles el rabino Sergio Bergman, diputado porteño electo por el PRO, visitó los estudios de FM Identidad 92.1 para participar en el programa Cuenta Regresiva que se emite de lunes a viernes a las 16 hs. con la conducción de Juan Pablo Rebora, Roberta Perujo Rivas y Alejandra Lazo.

Bergman afirmó: «Estoy muy contento y muy agradecido a la gente que me votó aunque cuando tomé la decisión de meterme en política perdí el 50 por ciento del capital. Porque cuando uno es opinador sobre generalidades y analista crítico de la filosofía generalmente obtenés mayores consensos, y el día que tomás partido, muchos te critican con o sin razón por el solo hecho de tomar una posición».

– Hay quienes sostienen que va a ocupar un lugar en el Ejecutivo y no asumirá…
– Desmiento que no vaya asumir en la Legislatura. Al principio hubo reacciones cruentas del fuego amigo cuando ingreso en un espacio sin una trayectoria política partidaria, las primeras semanas evidentemente fueron duras de reacomodamiento pero ahora me siento muy cómodo en el espacio, participando en todos los lugares donde me convocan e involucrándome en todo lo que tiene que ver con las comisiones para ver en cuáles puedo participar.

– ¿Ya está más adaptado a la etapa que se viene después del 10 de diciembre?
– Tengo claro que tengo un tiempo de aprendiz. No es lo mismo la referencia social que uno pueda tener y que fue muy importante en términos electorales, que ser parte de un equipo, donde hay que respetar las trayectorias de quienes vienen trabajando y el alineamiento interno, que no quiero ni saltear porque estoy muy confiado en lo que puedo crecer mediante el trabajo.

– Además continúa acompañando a candidatos del PRO por todo el país…
– Sí, estuvimos recorriendo varias provincias teniendo en claro que la perspectiva del PRO y de Mauricio Macri de conformar una alternativa nacional no tiene que ver solamente con la especulación de las encuestas o de la coyuntura si conviene o no conviene sino de hacerse cargo de que hay que desarrollar una construcción territorial nacional. Vos no podés tener representantes, una franquicia, hay que hacer un recorrido de construcción y reconozco la sensatez del PRO en ese sentido.

– ¿Qué lectura hace de las primarias?
– El 14 de agosto tiene un impacto muy relevante en la política argentina, para mí lamentable no por el resultado sino por la distorsión de la herramienta. Hacemos cosas increíbles como una elección interna que se hace externa, como una herramienta que debía utilizarse para dirimir la interna partidaria termina siendo una elección anticipada, donde prácticamente no haría falta la votación del 23 de octubre, desnaturalizando todo. El legado de la ingeniería de Néstor Kirchner tiene efecto residual porque esto fue una idea brillante de él para quedarse con la estructura del Partido Justicialista luego del fracaso del proyecto de transversalización K. Ni en el mejor de los pronósticos pensó que en agosto se ganaba la elección pero sí que iba a cocinar a todos los peronistas en la interna y así fue.

– El papel de la oposición tampoco fue positivo…
– No es buena la pulverización de la oposición. No le hace bien al país la falta de un sistema político de alternancia. Falta muy poco para las elecciones pero nadie las requiere. La Ley las requiere pero la cultura y el exitismo argentino las anula. Hay otras opciones que Cristina Kirchner, lo que pasa es que la gente que no la quiere votar, va a elegir a un opositor con resignación y la frustración de ‘tener que votar a un perdedor’. Lo que hay que hacer es explicar lo que significan los distintos niveles de elección. No son elecciones únicamente ejecutivas, reducir todo el sistema demócrata republicano al Ejecutivo es negligencia de la sociedad argentina, no es sólo un tema de la viveza criolla en general y del Frente para la Victoria en particular.

– La sensación es que el resultado está puesto, ¿qué debe hacer la gente que quiere una opción distinta al kirchnerismo?
– Que voten otras boletas enteras y aquellos que votan a Cristina, no por convicción sino por aquello que tiene que ver con lo humano que es la conveniencia en el corto plazo, corten boleta. Porque si quieren los mejor para ellos y que Cristina gobierne el Ejecutivo, es un error darle el control en ambas cámaras. Ya ha demostrado el principio de que vamos por todo y por todos, qué les parece que si le ponemos un freno. Ahí cuánta gente con entusiasmo podría decir con entusiasmo que como una parte de la boleta está jugada, el resto no. Hay que elegir nuestra mejor aventura y ver quién puede ser un buen representante a nivel legislativo para que no se lleven todo puesto. Hay que augurarle a Cristina que ahora si gana nuevamente, cosa probable que pase, que nos dé lo que nos prometió la última vez: mayor calidad institucional, más respeto por las instituciones y, de alguna manera, irse en su último período, sino hay sorpresas a la Argentina. Somos un pueblo muy creativo y se nos ocurren cosas increíbles, por lo que todos los que no la han votado o quienes la votan pero con sentido crítico, que corten boleta.

– Hay una sensación que no se admite la disidencia en nuestro país…
– Pediría un mínimo respecto por parte de los medios hegemónicos de gobierno con los que no pensamos igual que el Gobierno. Entiendo que sostengan la política oficial pero dejen de agraviar y descalificar a los que pensamos distinto. Es una idea muy progre la mía, inclusive podría decir que de izquierda, que si no pensamos igual nos tienen que respetar. Y eso lamentablemente también se ve en la calle. Es una práctica totalitaria, lo hacía el fascismo.

– ¿Cómo se explica que las denuncias por corrupción o por irregularidades no hayan afectado electoralmente al Frente para la Victoria?
– Vuelvo al arquitecto de la política contemporánea argentina que sigue siendo Néstor Kirchner. Él hizo cosas como un adelantado en pervertir el sistema democrático republicano, instaló procedimientos que dan resultados altamente resistentes. Yo lo explico cada vez que voy a hablar con la gente del campo que se olvidaron de la 125 y que frente al padrón electoral tienen que explicar lo inexplicable que es que cada dos personas, una la votó. Para mí la política argentina funciona como la soja transgénica. En la biotecnología se le modificó un gen a la soja para que sea resistente al glicofofato. Es decir que los rendimientos actuales se consiguen tirando glicofofato que mata todo menos la soja transgénica. Nosotros tenemos sólo una semilla transgénica y es el Frente para la Victoria.

– ¿O sea que la cancha la sigue marcando Néstor Kirchner?
– A las sociedades no las podés convencer que cuando tiene aparente prosperidad apueste a la nada, a nadie, a la atomización. ¿Entonces qué hizo Néstor? En el 2009 adelantó las elecciones de octubre a junio e hizo que todos compitieran como si era una elección Ejecutiva y era Legislativa. Todos tenían un plan y todos anunciaban que el kirchnerismo había muerto, pero el que ganó perdió. En los meses desde la elección a la asunción de los nuevos legisladores salieron con fritas todos los proyectos que dieron vuelta el equilibrio del país. No solamente eso, los que creyeron que lo habían vencido se empezaron a pelear para ver quién era el próximo presidente. Hoy estamos pagando el costo de que aquellos que debieron tener la disciplina para legislar juntos empezaron a disputar otra elección y no juntos, de a uno. Tenemos que aprender porque no es justo ponerlo sólo en la lógica de un oficialismo, tenemos que ponerlo en la lógica de un sistema. Creo que va a surgir una alternancia que va a venir ya desde las segundas generaciones. Mientras la soja transgénica sigue cultivándose en todos los campos de las urnas del país, tenemos que seguir pensando cómo creamos un nuevo cultivo.

– ¿Mauricio Macri puede ser ese nuevo cultivo?
– Macri surge en un tiempo en el que no tomó ninguna estructura preexistente sino que de todas tomó algo. Dentro del PRO están todas las colectoras y no hizo alianzas para las elecciones sino que las hizo para la existencia. Además, él ya tiene el gen resistente al glicofofato porque al principio lo ninguneaban con que se había bajado y resulta que ganó la Capital y frente al escenario de lo que quedó, es una referencia. Va a depender mucho de que llegue a tener la visión de una opción nacional dentro de cuatro años, algo que no puede hacerse sin mucho trabajo y con una disciplina federal.

– ¿Esta buena onda que se venía manteniendo entre el macrismo y el Gobierno nacional, puede llegar a afectar a Macri?
– Es lo sensato, que llama mucho la atención porque nosotros somos anormales. Cuando no hay confrontación empezamos a tener síndrome de abstinencia. En realidad ese debe ser el escenario normal. Lo más conveniente para el PRO es que siga así, ya firmo el pacto a la luz del día para poder trabajar por los vecinos de la Ciudad sin trabas, sin un Gobierno nacional impidiendo todo el tiempo. Porque aunque los porteños hayan votado PRO, todavía son habitantes de este país. Siempre que hubo una opción de diálogo Mauricio fue, en cambio los antecedentes del Frente para la Victoria, que parecen más un prontuario, son que todas las promesas de diálogo fueron estratégicas y coyunturales, ojalá este no sea el caso. De esa manera Cristina pasaría de ser la heredera de Néstor, a la estadista de todos.

– Cuando se llevó a cabo el acto por el aniversario del atentado de la AMIA, Sergio Burstein tuvo palabras muy duras contra Macri y usted, ¿tuvo repercusiones?
– Evidentemente lo que nosotros veníamos anticipando fue de tan nivel de desproporción, y fue tan burdo y tan grosero que los miembros de sociedad argentina y en especial los de la comunidad judía que no necesariamente me quieren, se sintieron agraviados al ver como un personaje que es utilizado y coaptado a los fines de su propia historia, utilizó la memoria de los muertos para hacer un acto político partidario para agredir a oponentes políticos circunstanciales.

– Sin dejar de reconocer el error de la designación de Jorge Palacios (al frente de la Policía Metropolitana), ¿cómo puede ser que se lo ponga a Macri, inclusive a Palacios, en un lugar por encima de los asesinos que ya fueron identificados y de un canciller (Héctor Timerman) que tiene conversaciones con ese régimen, con el cual cada vez comerciamos más?. Tenemos el doble estándar de peregrinar todos los años a las Naciones Unidas para denunciarlos y al mismo tiempo hacer cada vez más negocios. ¿Dónde están los luchadores de los derechos humanos y los defensores de la causa AMIA que no dicen una sola palabra sobre Timerman y sobre este doble estándar?. Quiero ver de qué se van a disfrazar todos los obsecuentes que están detrás del poder cuando tengan que defender el doble estándar de cómo un canciller que es especialista en parar aviones norteamericanos no puede parar a un asesino de la causa AMIA cuando su avión llegue a Bolivia. Además después viene el presidente de Bolivia y lo recibís, incluso los miembros de la comunidad judía. Acá nosotros tenemos que trabajar con la coherencia como guía.

– ¿Fue tan burdo lo de Burstein que por eso se invitó a Macri a participar de la cena de la AMIA que se llevó a cabo el lunes?
– Era un acto de injusticia antes cuando no le daban a Mauricio el lugar que le correspondía como Jefe de Gobierno pero como la comunidad judía, como toda la comunidad argentina, una vez que alguien gana una elección no podés no tenerlo con vos. Esta, entonces, fue una cena de ganadores. Aunque si uno revisa la disposición de las mesas, Aníbal Fernández fue bendecido con dos ángeles guardianes, el presidente renunciado de la AMIA y el vicepresidente a cargo.

 

Fuente: ADN Ciudad
Escrito por: Alejandra Lazo
Link: http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=15404&Itemid=29