Noticias

HomeReflexionesLa Hora del Planeta

La Hora del Planeta

Hubo un primer cambio desde el 10 de diciembre: pasamos de un medio ambiente, como se llamaba antes el Ministerio, a un ambiente completo, con desarrollo sustentable. Estamos hablando de un cambio de paradigma en el que el eje pasa a ser la dignidad humana y ya no sólo el hábitat.

Hoy el planeta está en el límite, lo que genera la urgencia para actuar. Este nuevo eje presupone que todo ser humano merece un ambiente sano y debe cuidarlo. Por eso hacemos un llamado: no hay nada más universal que la casa común, como llama Francisco a la tierra en su encíclica, en la que debe habitar toda la familia humana.

Como guía de valores para aplicar estas enseñanzas usaremos la Laudato Si, y como referencia para las prescripciones tomamos los lineamientos que se adoptaron en la última cumbre climática de París, la COP21, en la que Argentina volvió al mundo. En esta dirección, apostaremos por una economía verde sustentable, en la que sea rentable ser verde en un marco en el que erradicar el hambre también tiene que ver con lo sustentable.

En este campo hay dos miradas: una para el ser y otra para el hacer, en la que hay mucha trayectoria. Ahora vamos por el pleno ser sustentable, en una ecuación en la que cada persona tiene que planificar su cotidianidad de esa manera, porque por ahí empiezan las grandes políticas. Debemos empezar a pensar para no comprometer a las futuras generaciones y escuchar mucho a los mayores y a los chicos, a buscar el compromiso de todos en el ser y en el hacer sustentables.

En definitiva, debemos ir también hacia un cambio cultural, hacia el hecho de poner en valor la vida. La dignidad humana tiene que estar por encima de todo. Tenemos que saber que la Madre Tierra es el sustento de nuestras actividades, verla como un insumo, pero no caer en el consumo exacerbado que termina alienando.