Noticias

Nuestro querido Pepe

Se fue nuestro querido Pepe. La enfermedad tomó su cuerpo y la eternidad recibe su alma. Tres dimensiones conformaron su parte en una sólida unidad que las integraba sin igual: porteño, judío, argentino. Su vocación era la verdad. La buscaba y revelaba con profesión de periodista, la esculpía tallando hojas de libros como autor y la destilaba en la sensibilidad de un artista, como arriendo la exquisitez de lo absoluto en las letras, su música clásica y su buen gusto estético.

Fue mentor y modelo. Lo valoro muy especialmente en su valiente entrega de defender la ley, las reglas del juego, de ser un demócrata que defendió, a lo largo de los años, principios y no intereses.

Perseguido o censurado nunca dejó de ser valiente y nos dejó la huella cierta del sendero de los hombres de bien que trascienden en una Argentina desnutrida de valores como los que Pepe encarnaba existencialmente en virtudes. Su ser era el hacer con la integridad de trayectorias coherentes y consistentes.

En lo particular, reconocer y agradecer el privilegio de una amistad, que en la comunidad, en la sociedad argentina y en su sabio intercambio supo forjar en mí una admiración que espero traducir en seguir escuchando y leyendo todo lo que Pepe deja en nosotros, para que viva por siempre en aquello que nunca va a morir.