Noticias

Pueblos, naciones y estados: unidos en la diferencia

QUINTA PARTE

 

Los gobiernos pos su propia naturaleza son la organización social de un grupo, que articula política y poder con el fin de gestionar y transformar la realidad cotidiana dentro de los parámetros de la ley que lo regula. Solo la ley como pacto puede, en sus mecanismos de distribución de poder, regulación de la partes y auditoría de gestión, velar para que la naturaleza humana de los hombres y mujeres que gobiernan, no permita salirse del marco normativo de la ley. No hacen falta santos que den o hagan más que lo que la ley les pide; sí que la ley juzgue y condene cuando en nombre de la democracia hacen demagogia, tomando el poder para sí y el dominio de todos para acrecentar su parte en una corrupción, que primero es ética para luego hacerse política y económica.

Los gobiernos están conformados en su nobleza por sus talentos humanos, que son su recurso más preciado como también su miseria, por quienes en su naturaleza acceden ofreciendo a su pueblo una promesa de virtudes y lo traicionan en la práctica de los pecados capitales. Solamente la ley es la garantía que asume un pueblo, nación y estado para que el gobiernos de sus hombres no solo sea democrático para ser designado sino que gobierne un estado en el marco de una ley que está por encima de todos con el único fin de no ser profanada por algunos.