Noticias

Pueblos, naciones y estados: unidos en la diferencia

TERCERA PARTE

 

La nación es utopía de gestión de aquello que, para sostener la vida en civilización dentro y entre las naciones, se debe pactar, y toda diferencia entre ciudades o vecinos debe dirimirse en la ley que sostiene la paz, y no en la violencia que justifica las guerras. Los pueblos que se hacen naciones disponen de un pacto que les permite organizarse para convivir en sociedad, pero al mismo tiempo encontrar fórmulas para articular sociedades en el conjunto de las naciones.

La herramienta que se ha dispuesto, cuando un pueblo de despliega en una nación para administrar las razones, valores, principios e ideales en la realidad concreta de sus realizaciones, son los estados. El estado cumple con su función de administrar el bien común de los ciudadanos, pero también desarrolla las políticas de estado para que los pueblos y las naciones convivan en una coexistencia pacífica a través del derecho internacional, los tratados y acuerdos como formas legales, y el diálogo en reconocimiento recíproco como herramienta espiritual.