Noticias

HomeReflexionesQué es la cábala

Qué es la cábala

La palabra “cábala” proviene del hebreo “lekabel”, recibir. En ese idioma, la raíz de las palabras, llamada shóresh, se concentra casi siempre en las tres consonantes centrales (en algunas ocasiones, excepcionales,en cuatro).

En este caso, se trata de las letras “kuf”, que actúa como nuestra “c” o “k” (por eso, muchas veces se escribe “kabala” o, en su versión en inglés, “kabbalah”), “bet”, equivalente a la “b” del español y “lamed”, la “l”. De ahí, la traducción más directa que podría pensarse para “cábala”, tanto si analizamos el hebreo antiguo, que estaba reservado para una eli16 te estudiosa, como el hebreo moderno, generalizado a partir de la creación del Estado de Israel, cábala significa “recibo” o “recepción”.

Este término es una verdadera síntesis del significado, porque abarca los aspectos místicos, esotéricos y trascendentes del concepto. Pero también los encarna con el uso más prosaico, práctico y concreto que tiene esa palabra en la vida cotidiana (¿Quién no dijo alguna vez en un negocio: “Dame el recibo”?).

Es que cuando se produce una cábala (que, en lenguaje original, se acentúa en la última sílaba: cabalá), queda un recibo. Pero del mismo modo que, en términos contables, un recibo es la constancia de lo recibido, la demostración de la existencia de una transacción, un registro del acto… ¡Pero nunca el contenido de la recepción! A través de la cábala se trata, precisamente, de rastrear, de sondear ese contenido faltante. Tenemos la evidencia de que la interacción ocurrió, es cierto, pero no nos alcanza. Necesitamos saber qué sucedió durante ese contacto entre un emisor y un receptor, donde uno jugó este último papel.

Es, llevándolo a un plano frívolo, como salir de un shopping con un recibo que asegura que se acaba de adquirir una cartera, pero sin la bolsa con el accesorio.

Lo importante, para el comprador, es el producto, el contenido.

¿Quiénes participaron de esa interacción?, ¿quién es el emisor y quién el receptor? En la tradición mística, el emisor siempre juega un rol de divinidad: D-s*, lo trascendente, el cosmos, la energía, el misterio, lo inefable… El receptor, en cambio, es un ser tangible, un individuo sostenido en una red social de identidad y pertenencia, sin etiquetas previas, que forma parte de una comunidad para su propia contención, pero de forma tal que ésta no le quite autonomía ni soberanía. La filosofía y la teología concentran todo su esfuerzo en el emisor: tratan de comprender y de explicar la divinidad. La cábala, en cambio, se para en el lugar del receptor.

No vamos a discutir aquí la naturaleza del emisor.

Rodeémoslo de un gigantesco signo de interrogación para darle entidad, pero no nos esforcemos en descifrarlo.

Sí en reconocerlo. Asumimos que existe una dimensión que emite; así como nadie tiene dudas de que el sol es una fuente de energía, aunque la mayoría no pueda explicar con precisión cómo funciona. En este caso, la percepción no se cristaliza a través del espectro de lo visible (no “veo” el emisor como sí “veo” el sol), lo hace a través de un sentido adicional, que no es la vista, ni el tacto, ni el gusto, ni el olfato, ni el oído. Vamos a llamarlo “sentido místico”. Funciona como una lente de lo humano. Tal vez no haya una evidencia concreta ni tenga una verificación científica. Requiere de una posición del individuo en el mundo: “Me paro aquí asumiendo que existe una dimensión trascendente”.

La cábala parte, entonces, de la existencia de ese emisor. Pero se enfoca, como dijimos, en el receptor.

Surge la primera pregunta para aquellos que están interesados en adentrarse en el mundo cabalístico. ¿Cualquier individuo puede ser receptor o se requieren de capacidades especiales? Esta consulta, traducida, da como resultado: ¿Cualquier persona puede obtener beneficios de la cábala? La respuesta es sí.

Es importante comprender que un receptor puede tener o no conciencia de que lo es. Aun en el segundo caso, continúa siendo receptor, porque la interacción sigue existiendo. Volviendo al ejemplo, el sol emite su energía y las plantas se benefician de esa emisión, sin necesidad de ser conscientes de ello.

¿Cómo recibimos? ¿Cómo son los mecanismos de recepción y cuál es el contenido de lo recibido? La lógica material de las transacciones en el mundo de la cultura empiezan con el principio: “Recibir para dar”.

La mística en la cábala plantea lo contrario: “Dar para recibir”. En el origen, en la creación de todo, aparece un dador, que es D-s. D-s da y nosotros recibimos.

Nuestro objetivo no será ponernos en su lugar de omnipotencia, sino repetir el proceso creativo de dar. En materia de cábala, bien ejercitados, todos somos dadores y receptores universales.

* De acuerdo con la religión judía, los observantes no escriben el nombre de D-s con todas las letras ya que la escritura es una forma de representación. Escribir la palabra “dios” equivale a escribir lo no-escribible, nombrar lo innombrable limitar lo ilimitado, materializar lo que es eterno.

Esta restricción debe asumirse como un valor positivo de respeto y reverencia hacia el Creador.

En agradecimiento y bendición.
Rabino Sergio Bergman

Fragmento del libro Cabala. Un GPS para el alma.

18 Responses to “Qué es la cábala”

By Ana Mari - 15 febrero 2013 Responder

Cristo no necesito firmar un recibo a cambio del don de su vida dado gratuitamente, para la salvación de todos los que libremente amen desde Dios.
Quien quiera entender que entienda, no se necesita tanta verborragia.

By María del Carmen Neyret - 15 enero 2013 Responder

Gracias por ser tan claro en tu enseñanza ,como tal lo tomo yo .
¡¡FELIZ AÑO!!

By Julia - 9 enero 2013 Responder

Sergio :a partir de tus reflexiones,vuelvo sobre mis lecturas de Bloom,M. Satz,entre otros.Y recuerdo,de éste último :» Para la tradición Kabalística,y hasta cierto punto también para su complementaria la rabínica,caras esotéricas y exotéricas de una misma realidad,toda la Biblia es un verbo desdoblado infinitas veces.Pues cada nombre participa del Nombre,al mismo tiempo que cada signo terrestre tiene su correspondencia celeste.»Te agradezco tus palabras.(Estuviste en pcia Bs.As.;Chivilcoy,por ej.:creo que te faltan desentrañar los «códigos» del interior,para ser escuchado)Un abrazo,en paz y comprensión!

By Horacio Barcellandi - 8 enero 2013 Responder

Gracias Rabino :
Por darnos estas introducciones que calan el entendimiento hacia otras lógicas tan necesarias.
En el Compromiso de estar dócil al aprendizaje,siempre, un abrazo.
Horacio Barcellandi

By Patricia - 7 enero 2013 Responder

GRACIAS POR ESTA REFLEXION TAN HERMOSA Y TAN CLARA SOBRE UN TEMA TAN FASCINANTE!

By María Elena Aramburú - 7 enero 2013 Responder

Estimado Sergio: me interesó mcho este artículo sobre la cábala que me instruye sobre algo desconocido, pero al mismo tiempo compartido: me refiero a ser consciente de que recibo dones espirituales y que me siento en disposición de replicar eso. Pero para conocer más, leeré el libro. Veo que es una prosa clarísima y eficaz para la comprensión de los neófitos en el tema.
Muchas gracias y feliz año!

By Mirta Sattler - 7 enero 2013 Responder

Gracias Sergio por darnos a conocer tu credo, en este año que para nosotros los católicos es el de la FE, es muy positivo abrirnos hacia otras corrientes religiosas para comprender su esencia, sobre todo a quiénes las ignoramos absolutamente.

By susana farias - 6 enero 2013 Responder

FELIZ NAVIDAD Y MUY PRÓSPERO 2013! GRACIAS POR ESTOS ENVIOS. FELICITACIONES POR ESTE LIBRO QUE «SE DA PARA SER TOMADO» SI FUIMOS CREADOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DEL CREADOR NUESTRA MISION ES DAR PARA RECIBIR.

By mercedes - 6 enero 2013 Responder

Estoy fascinada con la explicacion de la cabala, es un placer leer sus reflexiones. Muchas gracias

By ona t. douek - 6 enero 2013 Responder

Estiamdo Sergio, me interesó y mucho el pequeño reseño que hizo de que es la cabalá, compraré su libro ya que si estoy convencida que en esta existencia todo aquello que brindamos nos hace bien y que muchas veces recibimos mas de lo que esperamos, bendiciones también para usted.
Ona T. Douek

By Julio C. Ausili - 6 enero 2013 Responder

Muy interesante Sergio, con vos siempre estamos aprendiendo algo nuevo. Gracias por enviarlo

By Cristián Fernández - 6 enero 2013 Responder

Estimados amigos,
Tengo parientes en USA que estarían interesados en leer las Reflexionesy los libros de Sergio, pero no saben español. ¿Piensan publicar en inglés estas Reflexiones? ¿Y los libros?
Agradeceré vuestra respuesta. Cordialmente.
Cristián

By Gabriela Sirota - 6 enero 2013 Responder

Rabino Bergman: Me gusto mucho el fragmento de su libro.Hace algunos años, recibi de regalo el libro «Endless Light» The Ancient Path of th Kabbalah de David AAron, el cual he comenzado a releer,ya que creo libros con este tipo de contenido, en su comprensión, van acompañados con el crecimiento personal. Buscare su libro.
Atte. Gabriela Sirota.

By Edith Estela Sbodio - 6 enero 2013 Responder

Muchas gracias Sergio por introducirnos en este facinante conocimiento – Según pienso sin conocer la cabalá –al ser receptores no podemos menos que dar – porque para dar hay que recibir -para recibir hay que dar -Cuando somos concientes percibimos lo que recibimos constantemmente – como lo que damos –El sol emite luz -sus rayos no pueden menos que emitir luz – estan hechos de su misma sustancia –
Un abrazo de gratitud Edith

By Martha Creimerman - 6 enero 2013 Responder

tuve oportunidad de hacer un curso de introduccion a la cabala con el Rabino Bergman, el que recuerdo con mucho afecto
y quisiera saber si hay alguna reunion de reflexion aun hoy,que es tan necesaria
para llevar adelante las circunstancias
que nos tocan vivir, por favor espero respuesta, gracias. Martha

By Maria de los Angeles - 6 enero 2013 Responder

No sabia nada en relacion a la cabala, gracias una vez mas, por tu explicacion tan clara como siempre, cada vez que leo tus relexiones pienso lo mismo, creo habertelo comentado; por que es tan falcil entenderte?, por que no hace falta nunca una segunda explicacion para saber exactamente que es lo que nos queres decir?..definitivamente es un don, un hermoso y precioso don de Dios/D-s. Gracias por compartirlo con nosotros…Bendiciones

Angeles

La cábala, tal como me ha llegado de vuestros comportamientos, es creación humana que se para en el lugar del receptor para impedir heterodoxias; para impedir que el creador se manifieste pequeño en él; para impedir ese hospedaje sin duda divino y asimilable por la simple razón de que el creador no se manifiesta como arquetipo colectivo, sino como arquetipo personal, reconocible en el marco del Amor vincular.
Estos procesos devienen de grandes desestructuraciones y transforman al hombre en un Hombre niño; no precisamente de pecho como lo muestran muchas imágenes. La materia existencial y la consistenciual, resistencisal, subsistencial, asistencial, persistencial, insistencial, se dan la mano y el sistere latino o istor homérico empiezan a recuperar su sentido primordial: elevación de los esfuerzos; internalización por sacrificio.
Esa internalización o introyección es en el cuerpo, no en la mente. De eso hablaba Spinoiza cuando decía: Nadie sabe lo que puede la locura; nadie lo que puede el cuerpo. Sensible corporización del hospedero en nos. De eso hablaba el Zeus-Xenios hace 2800 años, pero sin llegar a relatarnos que ese Zeus se revelaba pequeño, como arquetipo personal de fuente vincular.
Eso mismo le sucedió a Martín Buber y fue el propio Marshall Meyer, fundador de vuestro seminario, el que me lo contó en las playas de Portezuelo, Uruguay en 1972, compartiendo una playa por completo vacía y la sola presencia de nuestras mujeres y sus dos hijas y mis dos hijos. Nadie más. Si no conoces esa vivencia de Buber, le pides a Silvia Severino mi tel, me llamas y te la cuento.
No he vuelto a subir comentarios a Tu página porque el equipo que resuelve su edición está conformado por soberanos mojigatos, que deciden la suerte de los mismos sin atender a su seriedad.
En lugar de actuar como cabalistas acusando y debatiendo lo recibido y la suerte o no de entregar un recibo, actúan como podadores que fundan en sus limitados campos vivenciales, su decisión.
Estoy bien fastidiado con esa mojitería que nada tiene de interacción y mucho menos con dación alguna. Me voy de aquí con el mismo fastidio que aquella noche expresé en la casa de Silvia.
Tu hermano y burro del establo
Francisco Javier de Amorrortu

By carlos - 6 enero 2013 Responder

Excelente objetividad en su relato e interpretacion de cuestiones tan delicadas como son los temas religiosos.Tambien le expreso mi desacuerdo con su fuerte exposicion mediatica, en fin, nadie es perfecto solo D-s !!!