Reflexiones

HomeReflexionesPage 10

La denuncia de Nisman y la gravedad institucional


Lo que aconteció en estos días con respecto al Memorándum con Irán y sus consecuencias, que en su momento denunciamos, nos obliga a tener la prudencia y la mesura de poder leer en profundidad la denuncia de Nisman. Estamos todos conmocionados por la noticia periodística, pero dada la gravedad de su denuncia, entendemos que por el trabajo que él viene realizando debe tener la consistencia de la argumentación. Ser prudentes y, en función de eso, poder apoyar toda investigación que la Justicia independiente debe realizar.

Mosaico: Horror ocurrido en Francia


En esta ocasión, quiero compartir un texto sobre el fundamentalismo, que publiqué en Mosaico con motivo del horror ocurrido en Francia con el asesinato de 12 personas y el ataque a un medio de comunicación.

La Navidad


El natalicio de Jesús, es una celebración que trae la luz, la luz de su advenimiento y de su nacimiento, de la encarnación del mismo D-s en un Hijo, que, a través de su manifestación entre nosotros, anunció un Reino; siendo el Hijo, uniendo al Padre y manifestando la dimensión trascendente del Espíritu Santo.

La bendición de la luz


En estos días, celebramos el milagro de la vida que se renueva y la bendición de la luz con la cual iluminamos nuestra existencia.

Nuestra humanidad perdida


Creo que la verdadera crisis de nuestra civilización actual tiene que ver con los valores y que la única solución radica en recuperar nuestra humanidad perdida. Creo firmemente que espiritualidad y humanidad son caras de una misma moneda.

¿Cómo se sostiene una pareja en el tiempo?


Cuando uno dice «estoy comprometido para amarte para toda la vida» tiene una intención que es una ilusión. Diferente es la esperanza: «espero trabajar con vos permanentemente para renovar los compromisos que nos hacen pareja».

Navegantes de nuestra humanidad


Hacernos humanos es también un viaje. Es como salir al mar de la humanidad. Tenemos una brújula, un sextante y un mapa. El mapa no es el viaje. El viaje es nuestro, y es personal. No conocemos las desventuras que puede depararnos la ruta. El timón es nuestra mano, y la vela nuestro corazón.

Nuestro querido Pepe


Se fue nuestro querido Pepe. La enfermedad tomó su cuerpo y la eternidad recibe su alma. Tres dimensiones conformaron su parte en una sólida unidad que las integraba sin igual: porteño, judío, argentino. Su vocación era la verdad. La buscaba y revelaba con profesión de periodista, la esculpía tallando hojas de libros como autor y la destilaba en la sensibilidad de un artista, como arriendo la exquisitez de lo absoluto en las letras, su música clásica y su buen gusto estético.