Noticias

HomeReflexionesSer Público

Ser Público

Aunque a veces confundimos los términos, lo público no es lo gubernamental. Es el lugar de reunión de todos. Es el ágora griega, es el foro, es la plaza. Es el lugar donde conviven el representado y el representante. El indiferente y el que participa. El mediocre y el brillante. El bueno y el malo. Es el lugar de todos.

Ser humanos en lo público es asumir que no solo tenemos derechos para reclamar (cosa que hacemos a menudo y muy bien), sino también obligaciones para asumir. Obligaciones, diríamos de amplio espectro: desde participar cívicamente hasta ocuparnos puntualmente de un parque o de una vereda. No con título de propietarios sobre esos bienes, pero sí con una sensación de propiedad. Y con la certeza de que no necesitamos que nadie venga a pedirnos que lo hagamos, ya que se trata de instintos cívicos que deberían partir de nuestro fuero íntimo. Porque cuidar no es una invocación hacia lo material, sino a lo espiritual, a los valores que forman nuestro ser. Todas esas dimensiones, me parece, se ejercitan en el laboratorio de lo público. Porque es allí donde se va construyendo la verdadera sociedad. Es en esos intercambios y en esas acciones.

En este sentido, la interfase entre lo privado y lo público debería ser amigable, y no un abismo inabordable que nos desaliente y nos aleje. Debería ser un puente que nos invite a caminar, a salir de lo privado para pasar hacia lo público y luego regresar. Porque la idea no es mezclarlo todo, ni abandonar una esfera en detrimento de la otra. No, la idea es crear una vía de doble circulación, un ida y vuelta que retroalimente el conjunto.

Las preguntas del caso, por ejemplo, serían: ¿Qué demandas y qué preocupaciones humanas existen en lo público que nosotros ya tenemos resueltas en lo privado? Para lo cual, enteonces, reclutaremos en lo privado disposición y voluntad para ir a contribuir. O, en el sentido inverso: ¿Qué beneficios brinda lo público que aún no tenemos solucionado en lo privado? No tengo techo, no tengo atención médica, no tengo educación… Ésa es mi situación privada. Lo público, sin embargo, me ofrece una alternativa para estas carencias. Asegura a todos lo mínimo de la digno.

Sólo en este escenario posible el sentido de igualdad no significa que de oportunidades y de resultados en equidad. La idea es ensamblar un sistema de vasos comunicantes, para que aquellos que en esta Argentina de hoy estamos bendecidos y no nos falta nada en la esfera de lo privado, podamos interceder en lo público para colaborar con aquellos que sólo tienen falta e indignidad.

Lo primero que hay que definir, me parece, es la línea de flotación, el umbral de esa dignidad. Y creo, justamente, que una de las claves para el desarrollo de lo humano en este marco se da en ese diálogo interactivo entre lo público y lo privado. Pensemos, por ejemplo, en nosotros mismos, en tanto argentinos. No hay una sola actividad privada en este país que no sea aplaudida, reconocida y valorada en el mundo: artes, ciencias, negocios, deporte, cultura… No existe disciplina en la que no nos destaquemos. Nuestras grandes falencias, sin embargo, están marcadas por el abismo que separa el énfasis y la calidad con la que encaramos lo privado, y el desinterés que manifestamos por lo público.

Rab. Sergio Bergman
Fragmento del libro Ser humanos.

7 Responses to “Ser Público”

By Gustavo Alberto Goyeneche - 16 octubre 2012 Responder

Estoy de acuerdo Sergio -como tu dices- «..que la interfase entre lo privado y lo
público debería ser amigable, y no un abismo inabordable que nos desaliente y nos aleje….la idea no es mezclarlo todo, ni abandonar una esfera en detrimento de la otra. Y mas dices «…crear una vía de doble circulación , un ida y vuelta que retroalimente el conjunto. Realmente lo que propones es el ideal pero se interpone LA CORRUPCION EN ESAS ESFERAS, tanto DE LO PUBLICO, como de LO PRIVADO. Esto es lo que hace difícil el que sea amigable esta INTERFASE -por lo menos para el honesto- y genere el desaliento de la gente. Pero tu Sergio y los que acompañan al equipo de Mauricio Macri debieran atreverse a ALENTAR a viva voz «casi como en cadena» proponiendo este Mensaje de ALIENTO A LAS GENTES, a fin de lograr nuevamente en en ellas la esperanza de que vale la pena y que no todo está perdido!!!!

By Osvaldo Antonio Meijide - 14 octubre 2012 Responder

Estimado Sergio Bergman.
«Ser público»,comparto tu artículo y los conceptos de tu libro «Ser humanos».Ser significa pertenecer y no es posible en ningún caso si no se respeta al prójimo.
Público , si se ignora la Constitución de la Nación, sus Tres Poderes y las Instituciones que los integran.
Humanos,si se ignora al necesitado y se violan sus derechos.Arq. Osvaldo Antonio Meijide

By Alicia Luna de Yugdar - 14 octubre 2012 Responder

Estimado Rabino:me adhiero totalmente a su reflexión, creo que es un tema que debe «mamarse» en el hogar y acto seguido en la escuela, debemos sentirnos involucrados en lo público, por ej.en lugar de decir:en la Argentina… debemos decir:EN NUESTRA ARGENTINA…,o la gente no respeta… debemos decir:NO RESPETAMOS: etc. etc. Si queremos mejorar lo público debemos involucrarnos y cuidarlo igual que cuidamos lo privado

By Inés Mercedes LIESTE MORENO - 14 octubre 2012 Responder

GRACIAS NUEVAMENTE POR TUS SABIAS REFLEXIONES, QUE LAS MISMAS SEAN VISUALIZADAS EN ESTE PAÍS QUE QUEREMOS TODOS!!!!

By Estele Silvia Benin - 14 octubre 2012 Responder

Gracias por una reflexiòn màs , analizada profundamente desde lo real y cotidiano.Quedarà en nosotros darle forma y acciòn. Còmo ? No es fàcil para mì.Muchas Gracias Tely

By Antonia Patricia Balsa - 14 octubre 2012 Responder

Gracias Sergio! Buena semana!!!

By Diana - 14 octubre 2012 Responder

Estimado Sergio: una reflexión majestuosa. Ahonda en la causa de tanto egoísmo que tenemos y que aflora hasta en actos muy pequeños, de todos los días, como burlar una cola, como adelantarse indebidamente en una calle, como todo eso que sabemos tan bien los argentinos. Una reflexión que llega al corazón. Ojalá que a partir de estas palabras muchos conciudadanos podamos reflexionar profundamente.