Noticias

HomeReflexionesSer Reales

Ser Reales

Ser reales es darle a nuestro camino una entidad de realidad. No en el discurso, no en la declaración ni en el papel, sino en la existencia. Lo real es lo que hacemos. Y eso que hacemos es lo real de lo que somos.

Ser reales es poner nuestros atributos en juego en el mundo que nos rodea. Es contrastarlos con la realidad. Pensemos, para tomar un ejemplo, en la libertad. Imaginemos que, como parte de mi desarrollo espiritual, me dedico a meditar. Durante esos momentos de intimidad y de soledad con mi ser, los grados de mi libertad se vuelven casi infinitos. Pero una vez que logro desplegar toda la potencia de ese valor, llega el momento de traducirlo en virtud, y para ello necesito transformarlo en un plan de acción. Y ese plan de acción está inscripto en la realidad, y escapa, por lo tanto, a mi voluntad.

Mi voluntad no es inocua, desde luego. Con ella puedo cambiar cosas, movilizar energías y corregir el rumbo si hace falta. Pero las limitaciones a ese plan de acción que anida en mi espíritu y en mi mente no las pone mi voluntad, sino justamente el mundo real. Y la realidad, se sabe, es obstinada y contundente en sus imposiciones. Nos da libertad, sí. Pero no una libertad infinita. Nos permite ser responsables. Desde luego, pero no todo el tiempo. Admite que pongamos de manifiesto nuestra creatividad. Por supuesto, mas no en todo.

Lo que debemos aplicar, entonces, es lo que yo llamo proceso de calibración.

Volquemos esta idea sobre la noción de originalidad, a modo de ejemplo. No podemos ser originales entodo lo que emprendemos o transitamos. Hay que elegir, porque lo real nos pone un límite. Las condiciones materiales de nuestra existencia son muchas veces una línea que no podemos cruzar. Por eso tenemos que hacer una selección y optar en qué vamos a aplicar nuestra originalidad (y antes de eso, incluso, descubrir dónde está, en nuestro ser, ese vector de creatividad). Aquel que quiere ser original en todo, fracasa. Calibrar, bajo esta lógica, es discernir.

 

Por otra parte, ser únicos se logra mediante un proceso de alquimia, combinando elementos. Hacerse único es superponer pigmentos, y no necesariamente crear un color inédito. Nos hacemos únicos cuando creamos nuestra propia receta de creatividad. Somos únicos porque ensamblamos, con nuestro toque personal y dentro de las fronteras de nuestras posibilidades, las piezas de libertad, la originalidad y la responsabilidad. Todos estos conceptos, desde ya, están entramados. Pero nuestro énfasis debe estar en ecualizarlos a nuestro modo.

¿Y dónde se integran esos elementos como una unidad? En la realidad. Es tan solo allí donde estos fragmentos cuajan y se transforman en algo concreto. Porque nunca olvidemos que nos hacemos humanos en el plano de lo real, y que fuera de esta dimensión somos una pura potencia. La realidad, sin embargo, no cancela nuestras aspiraciones, pero sí nos pone un límite evidente y explícito. Parte de nuestro trabajo espiritual consiste en acortar esa brecha entre lo que queremos ser y lo que la realidadnos deja ser.

En agradecimiento y bendición.

Rabino Sergio Bergman

Fragmento del libro Ser humanos.

12 Responses to “Ser Reales”

By Aurelia - 10 mayo 2013 Responder

HERMOSO, BRILLANTES CONCEPTOS, QUE COMPARTO CON SUMO PLACER, ATTE, AURELIA

By Edith - 6 mayo 2013 Responder

Es interesante su reflexión – ahora en la realidad de nuestro país los gobernantes con sus malas gestiones han producido una gran distancia en cuanto a la confiabilidad de gran parte del pueblo -no sólo distancia sino confusión – por todo aquello que estafa – miente – y se quiere perpetuar en el porder a cualquier precio -por todo aquello que produce tanto mlestar -que cada uno de nosotros tenemos que contrarestar cada día para no caer en la indiferencia o en la indignación – para seguir con paciencia soportando hasta que se produzca el cambio de conciencia – de gobierno – de gestión –

By José Manuel Bravo - 6 mayo 2013 Responder

El mejor «relato», no es solamente decirlo y contarlo, sino que por lo contrario, es demostrarlo con el ejemplo. Lamentablemente nuestro Ejecutivo, se comporta en las antípodas de esta verdad.

By Cristina G.Moscoso - 5 mayo 2013 Responder

Muy plástico el ejemplo,como en las artes ,cuando hay que armonizar algo.Ser agiles ,cambiar,adecuar.No sé si será cierto,pero Picasso una vez dijo,si no tengo azul uso rojo,no trabarse con la realidad cuando nos limita. saludos cordiales CRISTINA

By Jorge Negri Aranguren - 5 mayo 2013 Responder

Reflexiones ineresantes, profundas y prácticas.
Gracias

By Horacio Barcellandi - 5 mayo 2013 Responder

Gracias Rabino:
En dias de reflexion,sobre la realidad «obstinada y contundente»,recemos por la unidad del «cemento social».
Abrazo y bendiciones
Horacio Barcellandi

By maria - 5 mayo 2013 Responder

Para poder realizarnos como seres humanos y desplegar el potencial de creatividad que todos tenemos en menor o mayor medida, necesitamos condiciones básicas de libertad y convivencialidad en el medio en que nos toca vivir.
En nuestro país desde hace años la convivencialidad y los lazos sociales que la hacen posible se están deteriorando peligrosamente.
La reacción solidaria y activa de la gente durante las recientes inundaciones revela la existencia de un notable potencial para una sana y estimulante convivencialidad en el ciudadano común, todavía intacto.
Necesitamos que nuestras dirigencias (políticas, empresariales)rescaten y encaucen ese potencial que a pesar de todo conservamos.
En lugar de eso, con algunas excepciones individuales, nuestras dirigencias nos muestran diariamente un espectáculo obsceno de cruda lucha por el poder y del ejercicio delictivo de la función pública, y el pusilánime consentimiento de la ley de la selva.
Sabemos que con las riquezas de recursos materiales y humanos, la destrozada economía argentina puede restablecerse en pocos años. Sabemos también que restituir el respeto por la ley y vínculos sanos entre las personas llevará mucho más tiempo. Habría que empezar ya.
Nuestras dirigencias tiene en esto la mayor cuota de responsabilidad social.

By Ramón Beltrán Costa - 5 mayo 2013 Responder

Mi muy estimado Sergio:

Gracias por tus reflexiones personales. Pero para hablar sobre la realidad es necesario conocer su naturaleza y, para ello, me permito recomendarte a un escrito de Diana Belñohlavek, hija del sabio Dr. Peter Belohlavek que conseguís en Internet: http://www.unicist.org, bajo el título de: Lectura de la Naturaleza de la realidad. Un gran abrazo
Ramón

By Alicia Cardeillac - 5 mayo 2013 Responder

¡Me encanta leer lo que escribe pues se entiende y los ejemplos son claros! Todas las semanas leo y envío sus comentarios y tengo sus tres primeros libros que estoy leyendo poco a poco pues me gusta «pensar» lo que he leído… Y, siendo católica, estoy muy contenta de que el cardenal Bergoglio -hoy Papa Francisco- sea su amigo, ya que ambos pueden hacer mucho por la gente y la paz. ¡Gracias!

By Ricardo Muñoz - 5 mayo 2013 Responder

Excelente reflexión !! Gracias

By Tito - 5 mayo 2013 Responder

Brillante…Como siempre…Tus comentarios abre nuestras mentes, y nos permite ver, en gran parte nuestras limitaciones, que muy bien podría caber en nosotros mismos, y más aún a muchos otros que se la creen como los ÜNICOS…Gracias Sergio

By Mirta Sattler - 5 mayo 2013 Responder

Autenticidad, es el modo que elijo.
¡Muy buen domingo Sergio!

slot88 agen sbobet idn poker baccarat online tangkasnet pragmatic joker123 idn live sbobet ligasedayu pokerseri vegasslot77 togel online selot liga slot judi bola joker388 vegas77 vegas slot 77 selot88 slot deposit dana login sbobet