Noticias

Ser Amor

Ser Amor

Cada vez que me toca pensar o escribir acerca de nuestra experiencia humana, a pesar de los innumerables vectores que tengo a mi disposición para elegir, siempre termino recurriendo a uno de ellos en particular, a uno al que todos los seres que habituamos este planeta hemos logrado tipificar y aceptamos como universal: el amor.

Más allá de nuestras diferencias (color de piel, lugar de nacimiento, cosmovisión religiosa), los seres humanos estamos de acuerdo con la mayoría de los atributos del amor. Aceptamos, por ejemplo, que somos el resultado de un proyecto de amor (en el sentido más literal del término), que en el amor nos sostenemos mientras estamos, y que en el amor de los que se quedan también nos quedamos nosotros cuando nos toca partir, porque es una energía que perdura.

El amor es raíz en tanto entidad que siempre puede ser nutrida y siempre puede generar algo. El amor no es el querer, ni el poseer. Pero tampoco es lo fugaz, o lo superficial. Amor es lo profundo, sea cual fuere la dimensión del vínculo del que estemos hablando. Y no se confunda: este amor al que me refiero no tiene que ver ni con la mirada del amor romántico, pasional, ni metafísico, sino que es, justamente, el núcleo intenso de lo humano.

Ahora bien, ¿por qué motivo, como especie, requerimos del amor como el sustrato, la energía, el insumo, la disposición vital para sostenernos en la existencia? Creo que ese enigma forma parte, por definición, del misterio de nuestra esencia, y entiendo que no es necesario buscar demasiadas explicaciones. Para bucear en los motivos contamos con las artes, las ciencias sociales y la religión, entre otras tantas construcciones humanas, que intentan explicarlo por otras vías. En nuestro caso se trata, más bien, de reconocer esa necesidad como un denominador común (cada cual lo entenderá a su modo, pero es indudable que atraviesa al conjunto de la humanidad). Por eso es imprescindible volver a ese amor y apelar a él cada vez que nos sea posible.

El trabajo de hacernos humanos en el amor es parte de esa construcción de conciencia: porque es precisamente en esa capacidad de amar y ser amados donde nos constituimos como humanos. Y de ese amor proviene toda la energía espiritual necesaria para desplegar nuestros valores en virtudes.

Agradecido por todos los comentarios que nos brindan a través del mail de contacto y nuestra página web; los invito a que nos sigan escribiendo aquí.

En reconocimiento y bendición,
Rabino Sergio Bergman

16 Responses to “Ser Amor”

By Marcela Llosa - 1 febrero 2012 Responder

EL AMOR

El amor es la danza de los cielos,
por eso no se tiene, no se crea.
Es infinito, no es poco, no escasea,
somos amor aún, sin poder verlo.

Conocerlo es dado, es un regalo.
Puede ser por un giro o un instante,
entramos en su ritmo, en sus acordes
latimos como Dios: En El, vivimos.

Y porque el cuerpo mineral nos vibra,
sentimos nuestro ser como comulga
con el calcio vegetal y el hierro de la piedra,
con la cadencia y el pulso de la tierra.

Sol y fuerza sutil unificada,
penetra cuanto somos de permeables.
El corazón en nuestro pecho arde,
y las lágrimas son inevitables.

No es unirse a algo,- formar parte-
es tomar conciencia de ser todo.
COMUNION: y Su sangre se hizo vino
COMUNION: y Su cuerpo fue de trigo

Tenemos en la eterna sinfonía,
un lugar con el propio pentagrama,
Está en nosotros descubrir la trama,
entregándonos a la armonía.-

Inspirar y expirar, seguir bailando,
Un paso mas pequeño uno extendido,
un giro una pausa, un cambio de sentido.
Con el fin de que un día por milagro
entremos nuevamente en ritmo planetario.

Marcela Llosa
25/05/07

By GRACIELA - 26 enero 2012 Responder

Gracias por sus reflexiones.

OM TAT SAT (en sánscrito YO SOY TÚ)

By Amelia - 26 enero 2012 Responder

Sergio, gracias, que bellas palabras,hoy, con mucho cansacio fisico por el dia de trabajo,estoy leyendo, y me dan paz, me relaja…,pienso en ese amor bonito,maduro,verdadero,bendiciones!

By carmen diaz - 23 enero 2012 Responder

Valoro y agradezco tus palabras
ayudan en la vida diaria a sostener
y profundisar nuestras acciones

By Viviana Guembe - 23 enero 2012 Responder

Siempre tan esperanzador leer las reflexiones. Me alegro de recibir esta energía Universal y permanente, que nos salva de lo oscuro y nos llama a hermanarnos en su búsqueda: defendamos el Amor por sobre todo…

By alfredo gorostiza - 22 enero 2012 Responder

SERGIO EL CONTENIDO DE TUS MENSAJES ES INMEJORABLE, PERO CREO QUE LA SENSACION SE PAZ QUE INFUNDEN ,SUPERA LO BRILLANTE DE TUS PALABRAS.

By Diana Beatriz - 22 enero 2012 Responder

De acuerdo. Para Amar es preciso haber superado todas las variantes del egoísmo básico humano. Nacemos dependientes, demandantes, por tanto crecemos egoístas, mezquinos y narcisistas. La madurez es una construcción del sujeto humano-social desde lo instintual hacia lo racional. Para Amar es preciso aprender a Pensar; alcamzar el grado de la plena generosidad; es entonces cuando se podría «representar» a los ciudadanos. A la Pólítica le hace falta Generosidad, NO el Poder de las Ganancias electorales y particulares. Los Gobiernos les imprimen a las sociedades sus grados de madurez o de inmadurez. Un Gobierno narcisista no podrá trabajar para el Bien Común, porque no ha alcanzado su comprensión, no lo conoce.La capacidad de Amar deviene de este proceso madurativo que va desde el egocentrismo más elemental hacia el altruísmo social (ya lo decía S. Freud). Los Gobiernos «intrasomáticos»no pueden comprender esto y le hacen MUCHO DAÑO a la ciudadaní que espera poder «crecer» de verdad. Los Gobiernos «intrasomáticos» manejan lenguaje de órgano, de números, de dinero, de valores materiales, de manera totalmente autoreferenciales y ególatras. NO LE SIRVEN A LA CIUDADANÍA.Pero el común de la gente no sabe distinguir estas realidades, por eso siguen triunfando, por la ignorancia y la falta de conciencia de la mayoría de los ciudadanos. Es mucho más complejo y extenso…por ahora digo esto. Saludo cordial.
Lic. Diana Bueno. Doctorando en Psicología.UCES.

By inemercedes - 22 enero 2012 Responder

Gracias por las SABIAS REFLEXIONES!!!, «de la abundancia del corazón surjen las palabras» y lo compruebo por todo el afecto que emanan la reflexiones semanales…

By mirta - 22 enero 2012 Responder

Mil gracias por enviarme estos comentarios tan interesantes e inteligentes, los reenvio a mis amistades para que se suscriban,soy una gran admiradora del rabino Sergio Bergman siempre me sorprende no solo por sus razonamientos ,sino por como los hilvana y llega a lo que yo pienso y no se por que.Nunca dejen de mandarmelos, me pongo contenta cuando llegan a mi mail.

By mariana benoit - 22 enero 2012 Responder

Es maravilloso recibir sus palabras y escritas ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Todo lo que Ud dice es tan CLARO , LOGICO , Brillante …. Con Dios siempre presente a traves suyo . Le quisiera enviar de regalo el libro de Ciencia y Salud con Clave de las ESCRITURAS por Mary Backer Eddy … Pienso que le interesaria muchisimo…. en que direccion se lo podemos acercar ????? Gracias , con afecto Mariana Benoit

By Marta Estela - 22 enero 2012 Responder

Gracias Rabino hasta la próxima
Marta Estela

By Laura - 22 enero 2012 Responder

Amar, amamos espontaneamente, sabemos que amamos porque nos damos cuenta que estamos cuidando lo que tenemos que cuidar. Amamos cuando nos ocupamos para que lo que debe estar bien esté bien.

By Alejandra Foster - 22 enero 2012 Responder

Gracias Sergio por tu luz, que esa luz llegue a muchas conciencias , estamos viviendo tiempos donde la luz y la oscuridad estan en su máxima intensidad, la polarización del bien y del mal en su máxima expresión , gracias por estas reflexiones , son el maná de mi alma para recordarme todos los días que hay que ser humano y salirse del piloto automático de la robotización del siglo 21

Querido Sergio, me toca hoy y desde hace unas décadas sentir que el Amor es una energía que nos viene desde muy lejos y toma forma, se objetiva en una criatura cercana, y penetra en Nos, se hace carne en Nos por Gracia de espíritu que viene a través de esa criatura cercana, sin que ella muchas veces lo advierta.
Luego sigue la forma y los movimientos que a través de los sueños, los azares y el deseo sembrados por ese espíritu en nuestra alma, de mil formas se expresan. No me refiero al Amor como concepto universal, sino al Amor enfocado en un Tú y advirtiendo cómo, desde el espíritu del Tú, se nos anima y nos inspira, para, entre otras circunstancias, de acuerdo a la edad, participar y así ver multiplicadas esas energías del encuentro. La edad es un punto de referencia, que aunque pesa, va descubriendo el gran azucarero.
Esa relación entrañable alcanza a sentirse en no pocas oportunidades como introyección en Nos, sensible, permanente; tanto, que sentimos ya el primer pronombre del singular no rige.
A estas vivencias no caben mentarlas metafísicas, sino intrafísicas.
No estoy hablando de las raíces en Nos, de nuestros marcos parentales, de nuestras inmanencias, que a qué dudar nos aman en ese silecio particular de las raíces y las savias que aprecian discreción para dar todo el lugar al Amor vincular que así viene a trascendernos, para, entre otras cosas, dejar de ser clones, enriquecer la Vida y enriquecernos.
Esa es disposición grabada en la Naturaleza de la Vida: las inmanencias callan y ayudan a elevar esfuerzos; las trascendencias conmueven desde las alegrías y los sufrimientos; sin ahorrarse pasión, ni imaginación, ni desconsuelo, ni ensueño.
Esta maravilla se enhebra tras partir, con el capital de Gracias que sin saber en el Amar amasamos, para seguir amando a los que amamos. Y esa conexión sigue siendo en lo habitual, indirecta en sus manifestaciones concientes; es decir, a través del Amor vincular.
Muchas veces me han dicho: ¿por qué Mamá te ayuda a Ti y no a nosotras que somos sus Hijas? La pregunta y la respuesta sobrevienen en la dicha.
Un abrazo.
Francisco Javier de Amorrortu
Ver más por http://www.amoralhuerto.com.ar

By inès vitali - 22 enero 2012 Responder

Gracias por tus palabras. Sirven de contenciòn en esta semana en la que sufrì un asalto que quebrò mi cotidianeidad – aunque no tuvo la ferocidad que nos habituamos a ver. Estaremos sumergièndonos en un estado baldìo??? Soy una rosarina que siempre concurre a escucharte cuando visitas la ciudad. CARIÑOS

By Edi - 22 enero 2012 Responder

El Amor Divino males nuestros remedió somos libres si su verbo mora en nuestro corazón —