Noticias

HomeReflexionesSer presencia

Ser presencia

Si no estamos presentes no podemos ser aquello que decimos. Y a veces hay quienes están físicamente, pero no están. Están, a la vez, presentes y ausentes. Si nuestra presencia, en cambio, está llena con nuestro ser, entonces sí lograremos aportar a diferencia. Con reconocer al semejante, creo, no alcanza. Hace falta el atributo más importante de todos. Y a la vez, uno de los más difíciles de lograr. Hace falta estar presentes. Estar ahí, sí. Pero también estar presentes en el sentido de ofrendar. Ser, para el otro, un presente. Regalar nuestra disposición amorosa.

Alguien que ofrenda dispone en un tiempo y un espacio para hacer con el otro. Sin acción, creo, no hay presencia genuina. El que está presente pone vocación y se ofrece en su estar y en su hacer. Si querés ofrendar, tratá de que nunca te dé lo mismo estar allí que en otra parte. Que no te sea indiferente que tus acciones de ese presente tienen un efecto en los demás. E intentá que el efecto de tu presencia sea positivo. No seas un obstáculo, sino un regalo. Buscá que tu presencia sirva. No alcanza con decir presente, y además verificá con tu conciencia si ahí fuiste voluntariamente o si te llevaron.

Es decir, cuando tomen lista: ¿vas a dar el presente? Cuando los próximos, los semejantes y los diferentes te llamen, ¿vas a decir acá estoy? ¿Vas a ser como el patriarca Abraham, que, ante el llamado de D-s, dijo: “Aquí estoy”? ¿O sos más propenso a seguir el ejemplo de Adán, que frente al reclamo divino no sólo se escondió, sino que además cargó las culpas sobre Eva?
Son, me parece, dos maneras casi opuestas de estar presentes. Podemos presentarnos ante el reclamo y la demanda de alguien, o bien hacerlo en términos proactivos, voluntarios. Es decir: ¿Nos llaman y vamos? ¿O estamos dispuestos a acudir antes de que nos convoquen?
Son dos maneras de ser que cambian radicalmente nuestro hacer. La primera es por arrastre, y sólo surge cuando nos llaman la atención. La segunda es diferente, y a esto aspiramos, si es que buscamos un pleno desarrollo de lo humano. Vayamos al frente. Estemos presentes y disponibles para los que lo necesitan. Pongamos el cuerpo y el espíritu.

En reconocimiento y bendición,
Rabino Sergio Bergman

Fragmento del libro Ser humanos.

10 Responses to “Ser presencia”

By Julia - 31 mayo 2012 Responder

Estar presente desde la racionalidad del pensamiento y el sentido común. Ofrendarnos como seres vivos,comprometidos con nuestra circunstancia y «ser en el otro».Recuerdo a Steiner,hablando de Borges:»El Universo es un gran libro…el mundo es un inmenso alfabeto.»Estar presentes desde «el latido del ser.» Como Abraham,que nos guía con su ejemplo.

By Mirta Sattler - 22 mayo 2012 Responder

¿por qué no recibí esta reflexión?

By margarita - 21 mayo 2012 Responder

Estimadisimo S. Bergman
Excelente siempre lo q escribe — soy una admiradora suya y de muchos mas ejemplos q como ud. han y siguen luchando para q nuestro querido país salga adelante y se termine con gobiernos corruptos — Yo con mucho dolor ya estoy desilusionada – tengo 63 años vengo viendo desde siempre la corrupción NUNCA TANTO COMO AHORA – e participado en casi todas las marchas No por mi edad me rindo sino q no se ven cambios Convencida estoy de q hay q seguir peleando – Pero ni el tan respetado Blumberg con todo su dolor a cuestas y toda su garra y capacidad para demostrar todos los cambios q había q hacer y los argentinos todos con q respondimos ?? siguiéndolo en las marchas como a otros padres victimas del dolor — Gracias por su lucha y para sean c/ves más la gente como ud. y se logre cambiar la mentalidad de los argentinos – NUNCA ABANDONARE MIS ORACIONES POR LA JUSTICIA Y CLARIDAD EN LAS ACTITUDES DE PERSONAS Q NO DEBERÍAN SER LLAMADAS POR DICHO NOMBRE

By Beatriz Ortega - 21 mayo 2012 Responder

Excelentes pensamientos, son prueba de que podemoshablar el mismo idioma aun en lenguas diferentes. Ma recuerdan a Martin Buber. Gracias, fuerza, adelante, juntos podemos

By Beatriz Ortega - 21 mayo 2012 Responder

Hermosos sus pensamientos. Son prueba de que podemos hablar en conjunto.Me recuerdan los textos de Martin Buber.Gracias y fuerza, adelante, todos juntos podemos

By liliana - 20 mayo 2012 Responder

La presencia física no dice nada si no va acompañada de un sentimiento, es ahi cuando podemos hablar de una presencia completa.
Todos necesitamos ser escuchados por la gente con la que compartimos la vida, todos necesitamos reir, a veces cantar ,otras abrazar, llorar, festejar , rezar, en fin vivir.
Feliz semana de la Patria para todos los argentinos!

By María Cristina Bó - 20 mayo 2012 Responder

Acompaño su reflexión con esta frase: ERES LO QUE HACES, NO LO QUE DICES.

By Tely Benin - 20 mayo 2012 Responder

Mucho para pensar, mucho para modificar.Es còmodo esperar que nos pidan. Estar dispuesto,anticipadamente,al pedido, a la necesidad del otro,es una gran diferencia.Creo que nuevamente estamos frente al compromiso, en todas las expresiones factibles. Muchas gracias Tely

By VIVIANA VAMMALLE - 20 mayo 2012 Responder

Gracias por rescatar lo humano de la presencia.
En una epoca donde todo es mediatico, las amistades tambien se han tornado mediaticas. Una cadena de emails para el dia del amigo o el dia de la mujer, no es una presencia humana, es sacarse de encima una ‘obligacion’ de una manera rapida, no comprometida, ‘matando varios pajaros de un tiro’, SIN SABER REALMENTE QUE ESTA PASANDO CON LODOS LOS DESTINATARIOS DE ESA CADENA
» a todas mis amigas maravillosas» quiere decir mucho y no quiere decir NADA si no hay presencia y acercamiento «humano»….
Creo que todos debemos preguntarnos cuan humanas son nuestras relaciones…
VIVIANA VAMMALLE

By Mario - 20 mayo 2012 Responder

De que manera estoy presente, en los actos del día a día, ser consecuente con lo que digo y con lo que hago,trasmitiendo en cada momento de la vida los principios que llevamos adelante, en el negocio con cada cliente,en el tren donde una queja la transformo en como podemos cambiar las cosas, en charlas con mis hijos y amigos, y cada vez que me convocan. Estar presente es acompañar en las acciones, en los pensamientos, haciendo docencia y llevando adelante lo que pregonamos