Noticias

HomeReflexionesUnidos como una gran familia

Unidos como una gran familia

Cuando en nombre de las razones de estado se confunde el proyecto de naciones en la degradación de lo humano, permitiendo que miles de seres, entre ellos niños, sean eliminados por la inhumanidad de no encontrar libremente la ley y socialmente la justicia en equidad de repartir, destruimos tanto lo sagrado de la vida como profanamos la posibilidad de un futuro en fraternidad. La exclusión social no es un problema de lo marginal sino que es central en la deuda social de profanar la vida. Ningún pueblo, nación, estado o gobierno deber ser excluido de la demanda moral de que son partícipes necesarios de la destrucción no solo el planeta como hogar sino la humanidad como tal, cuando nos matamos unos a otros en la violencia, o nos degradamos a menos que humanos cuando le negamos a los hambrientos su pan.

La redención de la humanidad se encuentra en un orden casual espiritualmente digno. Para tener libertad en la ley e igualdad en la equidad social, no es necesario que todos tengan razón, sino que entre todos celebremos las diferentes razones pero afirmemos una sola con nuestra convicción: reconocer en la fraternidad humana el pilar fundante de un futuro mejor.

Los pueblos, las naciones y los estados estarán unidos como familia, y no solo reunidos en un mismo planeta, cuando seamos capaces de reconocernos hermanos. El vínculo fraterno es la posibilidad de redimir con amor lo que puede el corazón y no nos deja la razón. La dignidad del otro me hace digno cuando lo acepto en su diferencia como a un hermano que celebro, integrando su pueblo y su nación a la familia de los estados que deben garantizarnos que viviremos ya no juntos, sino unidos como una gran familia.