Noticias

El valor de la biodiversidad

Estoy muy orgulloso y muy contento de este hito que tiene mucho que ver con buenas nuevas que la sociedad argentina puede inaugurar y anunciar, que son los cambios que no tienen que ver con lo circunstancial sino con lo profundo y que nos da esta oportunidad de un recurso monetario para hacer un cambio de hábito y educar en valores. Esta decisión es una enorme oportunidad porque el billete y el dinero se referencian, en general, a lo que tiene precio y esta serie habla de lo que tiene valor.
Es la riqueza en diversidad de nuestro país que nosotros tenemos la posibilidad y el privilegio de que esté en la agenda, no de un Ministerio en particular, sino de todos los argentinos. El Banco Central es una herramienta formativa y educativa para trabajar la conciencia expandida ya que nosotros no podemos ni depredar, ni degradar, ni usufructuar como dueños sino como benefactores de dones de la riqueza natural y espiritual de la patria donde la Argentina nos pregunta no lo que nosotros siempre buscamos, que es qué nos va a dar y qué nos vamos a llevar, sino qué vamos a dejar, qué vamos a cuidar y qué vamos a preservar.
Esto tiene que ver con un principio que es el de la Ley en nuestra Constitución. De hecho, la Carta Magna establece en el artículo 41 que el ambiente sano y equilibrado es un derecho humano. Por lo tanto, este derecho humano es un beneficio que tenemos para desarrollar las actividades productivas pero al mismo tiempo, además de un derecho, es un deber. Hay pocos artículos de la Constitución que hablan al mismo tiempo de un derecho y un deber. El deber es preservarlo para que las futuras generaciones tengan el mismo derecho y beneficio que tenemos nosotros.

También es muy importante el eje vertical del billete. Estamos acostumbrados a mirar el dinero siempre de manera horizontal. Cambiar la perspectiva, además de ponerlo de pie. Porque cambiar la perspectiva es mirar las cosas desde otro lugar y eso nos enriquece la visión, no da más oportunidades y más diversidad. Los argentinos no tenemos que pensar igual pero no por pensar diferente somos adversarios o enemigos; somos todos hermanos.

El federalismo, la diversidad, la oportunidad de reconocer a nuestras provincias como parte de una riqueza, forma parte de un valor por encima de un billete. Porque el billete es un medio para poder difundirlo. Además de cuánto trabajo hay atrás de lo que uno tiene en la mano.

Los argentinos estamos frente a un enorme desafío que es no solamente decirnos la verdad sino escucharla. Es un cambio cultural. Guardamos esperanzas o ilusiones con cosas que son efímeras y que no son duraderas. La moneda hasta ahora lo fue y ni hablar lo que era imprimirla. Por lo tanto, creo que ahora poner en valor la moneda en función de una estrategia para que los que menos tienen tengan lo mínimo de lo digno, para que nuestra Casa común que tenemos que preservar y cuidar, nuestra madre naturaleza nos vuelva a recibir en responsabilidad y solidaridad.